Nacional

Cambio climático propagará epidemias, acabará especies y generará éxodo a EU

Amenaza. Un estudio de 47 instituciones académicas de ambos países prevé que en 2080 hasta 6.7 millones de mexicanos migrarán a Estados Unidos, ante la caída de la actividad agrícola en el campo mexicano ◗ Otra seria preocupación, señala, es el incremento de infecciones como chagas, zika y chikungunya

Aumento de la migración, incremento de enfermedades y extinción de especies, son parte de los retos que enfrenta la frontera entre México y Estados Unidos a consecuencia del cambio climático y el calentamiento global.

El documento denominado “Instrumentando Recursos Transfonterizos para Enfrentar el Cambio Climático” —realizado por 97 especialistas y 47 instituciones de investigación y académicas de ambos países, entre ellas la Universidad de California—, estima que para el año 2080 el cambio climático propiciará la migración de entre 1.4 y 6.7 millones de mexicanos adultos a Estados Unidos, como consecuencia de la caída de la productividad agrícola en el campo mexicano.

Además se incrementarán las enfermedades infecciosas como chagas, zika o chikungunya, por la proliferación de sus vectores.

Añade que la creciente aparición de enfermedades infecciosas, muchas de las cuales son causadas por hongos patógenos, es de particular preocupación.

A manera de ejemplo, menciona que actualmente las tasas de infección por fiebre del Valle de San Joaquín han alcanzado proporciones epidémicas en toda la región, debido en parte a los cambios ocasionados por la severa sequía, la temperatura y las cargas de polvo causadas por las modificaciones en el uso de la tierra.

Augura que si los estragos del clima y la alteración del suelo continúan, las afectaciones de la fiebre del Valle podrían propagarse, exponiendo a un mayor número de individuos a la enfermedad, entre ellos los 13 millones de personas en el área  metropolitana de Los Ángeles, más el 1.3 millones de residentes en el área de Tijuana.

En materia de recursos marinos, el análisis señala que se espera que la extensión del bosque de algas marinas se contraiga debido al calentamiento de las aguas, la reducción de nutrientes y el aumento de la perturbación de las olas.

Tras señalar que los bosques de algas marinas en ambos países se encuentran actualmente bajo estrés debido a la sobrepesca histórica y al cambio climático, el texto refiere que en ecosistemas compartidos entre naciones, las acciones tomadas por un país invariablemente afectan al otro. De ahí que la cooperación transfronteriza en la gestión de los sistemas de bosques de algas podría ayudar a fortalecer su resiliencia.

En cuanto a la biodiversidad terreste, menciona que el 14 por ciento de los reptiles que habita actualmente entre México y California podría extinguirse en los próximos 50 años.

El cambio climático devastará la biodiversidad en el área fronteriza a menos que se tomen medidas drásticas a escala mundial para reducir las emisiones de carbono y a escala regional para desarrollar nuevas reservas naturales.

Menciona que las extinciones pueden ser atenuadas por la cubierta forestal y por la preservación de ambientes montañosos en rangos contemporáneos.

Resalta que al seleccionar cuidadosamente nuevas reservas montañosas adyacentes a hábitats desérticos y de bosques tropicales, y al implementar controles globales sobre las emisiones atmosféricas de CO2, las extinciones pueden reducirse a menos del once por ciento de las especies.

Los investigadores refieren que es importante atender, en coordinación con la academia, organizaciones no gubernamentales, autoridades y ciudadanos de ambos lados de la frontera, seis rubros: Calidad de aire y epidemias; recursos marinos y pesquerías; agua y agricultura; biodiversidad terrestre; vulnerabilidad de la población, adaptación y migración, y sequías e impacto en los bosques.

Resaltan que México y Estados Unidos enfrentan cambios ecológicos debido a la mayor frecuencia y severidad de sequias y a crecientes demandas de energía; tendencias que suponen costos económicos para ambas naciones e implicaciones importantes para el bienestar humano.

El estudio considera que las políticas propuestas por la actual administración de los Estados Unidos afectan acuerdos internacionales sobre cambio climático, niveles internos de financiamiento para agencias ambientales y controles regulatorios sobre inmigración transfronteriza.

Se debe promover la cooperación binacional para tener una mejor adaptación al cambio climático e incrementar, en la medida de lo posible, el bienestar social en las comunidades fronterizas, instan los especialistas.

Se requiere además, proponer y diseñar leyes y políticas públicas binacionales , así como la promoción y diseño de programas de monitoreo ambiental de manera conjunta entre Estados Unidos y México.

Sin acciones coordinadas, advierten, será más difícil la adaptación humana al cambio climático.

Imprimir