Academia

Decesos en México por infarto triplican promedio de la OCDE

En el país, 27 por ciento de las personas que lo sufren mueren, mientras que en otras naciones es el 7.9. Piden reducir colesterol para disminuir mortalidad

El estudio en México fue realizado a 349 voluntarios.

Mientras en México el 27 por ciento de las personas que sufren un infarto al miocardio muere en ese momento o antes de que se cumplan 30 días de ocurrido, el promedio de decesos por esta misma causa entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es de únicamente 7.9 por ciento del total de infartos.

Estos datos de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México fueron presentados y analizados por cardiólogos mexicanos tras revisar los principales avances en salud del corazón reportados el primer fin de semana de marzo en el Congreso Americano de Cardiología, que reunió a 5 mil cardiólogos en Orlando, Florida.

En ese encuentro se documentó la estrecha relación entre los niveles elevados de colesterol en la sangre y la gravedad de los infartos. Como avances, se dio a conocer un estudio que fue calificado como uno de los más importantes de los últimos 30 años y que lleva por nombre ODYSSEY, según el cual es posible reducir los niveles de colesterol elevado 15 por ciento más en pacientes que ya experimentaron un infarto, usando una molécula llamada Alirocumab.

Este estudio  fue analizado detalladamente en la Ciudad de México por el cardiólogo intervencionista Abel Pavía López y Armando García Castillo, gobernador del Colegio Americano de Cardiología en México. García Castillo es uno de los investigadores que participaron en el estudio, donde se ofrecieron como voluntarios 349 mexicanos.

BAJAR EL COLESTEROL. En términos generales se puede afirmar que desde principios del siglo XXI el tratamiento para reducir el colesterol en pacientes con riesgo de sufrir un primer o segundo infarto se había concentrado en el uso de una familia de medicamentos llamados estatinas (que fabrican diferentes compañías de varios países). Estas estatinas representaron un avance muy grande para reducir las muertes por infarto, pero tienen límites en su efectividad y en el caso de la población mexicana la reducción de colesterol no es necesariamente la que se busca para evitar infartos.

La molécula Alirocumab redujo 15 por ciento más el riesgo de que los pacientes con colesterol elevado sufran un Evento Cardiovascular Mayor (MACE por sus siglas en ingles), que pueda desembocar en la muerte.

Adicionalmente, la reducción de colesterol en sangre hizo que el grupo de estudio alcanzara una reducción de 29 por ciento en el riesgo de muerte por cualquier causa.

“Varios pacientes que han sobrevivido a un ataque cardíaco u otro evento coronario reciente no pueden alcanzar un objetivo de control óptimo de colesterol malo o LDL y tienen una necesidad urgente de nuevas opciones terapéuticas, debido a su elevado riesgo de sufrir otro evento. En este estudio, los pacientes que recibieron Alirocumab tuvieron importantes reducciones en riesgo”, explicó Abel Pavía López en conferencia en la Ciudad de México.

Los resultados abren la puerta para que pacientes que no pueden controlar sus niveles de colesterol con cambios de dieta, estilo de vida o estatainas, puedan apoyarse en otras opciones antes de sufrir un segundo o tercer infarto.

“No todos los pacientes con enfermedad cardíaca son iguales. Mediante este ensayo, hemos sido capaces de identificar pacientes de alto riesgo tratados con estatinas a dosis óptimas que aún tienen una necesidad urgente de opciones de tratamiento adicionales”, dijo Armando García Castillo.

Se ha establecido claramente que los niveles de colesterol “malo” (de baja densidad, o C-LDL) se asocian estrechamente con el riesgo de desarrollo de eventos cardiovasculares. En México, la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte y se tiene la prevalencia de colesterol elevado más alta reportada en el mundo (43.6 por ciento). Solamente el 8.6 por ciento de los mexicanos con colesterol alto  conocen su condición.

Se estima que, aún con terapia óptima, el 14 por ciento de los pacientes no alcanza las metas recomendadas de colesterol.

Para la realización de este estudio se incluyeron 18 mil 924 pacientes, de los cuales 2 mil 588 pertenecen a Latinoamérica. Dentro de este grupo, 349 sujetos son mexicanos.

Imprimir