Un buen día con los venezolanos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 21 de Marzo, 2018

Un buen día con los venezolanos

Un buen día con los venezolanos | La Crónica de Hoy

En la calle de Mesones el tráfico no era el habitual.  Fue cerrada para que únicamente transitaran los vehículos oficiales que transportaron al presidente Enrique Peña Nieto y a su comitiva rumbo al Convento de las Vizcaínas donde se celebró la Asamblea del Consejo Coordinador Empresarial.

A lo largo de la avenida que comunica hacia el Eje Central no había vallas metálicas. La gente se empezó a arremolinar en la acera de enfrente, justo por donde se apreciaría la salida del Jefe del Ejecutivo. Muchos prepararon sus teléfonos y así fueron captando las imágenes de los titulares de Sedena y Marina que ahí abordaron las unidades que los alejarían del bullicioso Centro Histórico.

De entre la gente, tres pequeñas venezolanas gritaban emocionadas al saberse cerca del Presidente de México de quien tienen referencia por su madre, quien asegura que desde que llegó a México y tras ser nacionalizada, ofreció su voto al político mexiquense.

El presidente Peña Nieto apareció al fin para abordar la camioneta Suburban que lo llevaría a la residencia oficial. Extendió su brazo en forma de saludo a la gente.  Del extremo derecho se oyó un grito de protesta, al cual de inmediato acudieron elementos de las guardias presidenciales.

Pero la algarabía de las pequeñas fue mayor y atrajo la atención del mandatario quien  no dudó en acercarse a saludarlas y tomarse fotos con ellas. “Un saludo para Venezuela”, pidió Claudia Castillo, madre de las pequeñas. El mandatario siguió saludando a la gente.

Una vez que se alejó el convoy presidencial, en declaraciones a medios, las niñas hablaron de su satisfacción ´por haber saludado al  Presidente de la República. “Me abrazó, me tuvo en sus brazos”, gritaba Karen Maza al tiempo que miraba y se regodeaba en la foto guardada en su celular que de pronto apretaba contra su cuerpo y que de inmediato soltaba para abrazar también a su hermana Jimena y a su prima Renata.

Imprimir