Nacional

Asesinaron a 12 periodistas en México el año pasado: ONG

Artículo 19 presenta balance de los últimos 5 años. En 2017 reporta 507 agresiones y un desaparecido

En su informe “Democracia simulada #NadaQueAplaudir”, la ONG Artículo 19 hizo un balance sobre el estado de la libertad de prensa e información en México, en una documentación de los últimos cinco años. El análisis detectó que durante el presente sexenio cada año ha aumentado la violencia en contra de periodistas y medios de información, siendo el saldo en 2017 de 507 agresiones contra periodistas, de los cuales 12 fueron asesinados y uno de ellos sufrió de desaparición forzada.

Resaltan la urgencia de regular rigurosamente la publicidad oficial, ya que de 2013 a 2018, el gasto del gobierno federal destinado a publicitarse en medios informativos ascendió a 47 mil 597 millones de pesos, mismos que se ven reflejados en la ausencia de crítica de los medios hacia sus principales clientes.

La presentación contó con la participación del periodista Ricardo Raphael, Patricia Espinosa, hermana del fotoperiodista Rubén Espinosa, asesinado en 2015; así como el director de Artículo 19, Thomas Hughes, y Ana Cristina Ruelas, directora general del organismo en las oficinas de México; asimismo el evento contó con la asistencia de figuras como la politóloga Denisse Dresser.

El estudio explica cómo es perpetrada la violencia que atenta contra la libertad de expresión e información en México, la cual, considera Thomas Hughes es shockeante; sin embargo, aun en un entorno de violencia exacerbada contra la prensa y la libertad de expresión, el director ejecutivo del organismo expresó estar asombrado por los destacados esfuerzos por la defensa de la libertad de expresión e información emprendida desde organizaciones no gubernamentales, periodistas y activistas en México.

Hughes, expuso que “El derecho a la expresión tendría que ser el primer derecho garantizado, ya que de él se derivan todos los demás derechos.”

En su intervención, Patricia Espinosa dio cuenta de las agresiones y amenazas que antecedieron al autoexilio y posterior asesinato de su hermano, así como también del trato ineficiente y despectivo de las autoridades encargadas de llevar el caso.

Aunque el organismo reconoce que existen avances en materia de transparencia y legislación, destacan que estos se encuentran opacados ante el ocultamiento de archivos e identidades en la información oficial y por la impunidad ante injusticias contra comunicadores.

Imprimir