¿Por qué son tan importantes los detalles? - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 21 de Marzo, 2018
¿Por qué son tan importantes los detalles? | La Crónica de Hoy

¿Por qué son tan importantes los detalles?

Marielena Hoyo Bastien

Cuando Dios borra es que va a escribir algo

Jacques Bénigne Bousset

1627-1704

¿Será?

Lo cierto es que tu sonrisa siempre fue maravillosa,

pero ninguna como aquella que te brotó al montarte

sobre una elefanta en esta caótica CDMX.

Con esa tan infantil expresión me quedaré…

 

La semana pasada escribí sobre la importancia de la emisión de la Norma Oficial Mexicana de Emergencia, relativa al contrato de trasporte aéreo, en vuelos de servicio público, de los animales domésticos. Indicaba yo, al título de la colaboración y respecto a la precisa cuestión de los “servicios”, que el diablo estaba en los detalles porque casi nunca reparamos en el alcance de las prestaciones que adquirimos para nuestros compañeros, siendo hasta que tenemos una falla, muchas veces irremediable, que damos cuenta de lo básico que resulta ser consumidores informados, ya que además, en este particular caso, el traslado de los amados bichos, cualquiera que sea su especie, condición y edad, siempre implicará un riesgo, máxime en aquellas castas de perros y gatos que en aras del atractivo el humano ha intervenido a más no poder, terminando por dejarles una fisonomía que fácilmente los sofoca o no les permite controlar su temperatura. Y da la casualidad que hoy día, justo esas razas consideradas braquicéfalas (descritas normativamente y para efectos prácticos como de hocico y cráneo acortados) son las más socorridas por quienes han entendido que nuestros animales de compañía son parte de la familia y por lo tanto es constante su viajar por aire, mar y tierra. Entonces…

La importancia referida radica en evitar faltas al adecuado manejo de los animales antes, durante y posterior al vuelo, pues por ejemplo, la semana pasada y dentro de una misma aerolínea (United Airlines), se dieron tres accidentes seguidos con “mascotas”. El más difundido, el del muy joven bulldog francés llamado KOKITO, que al viajar con una mamá y dos menores tenía derecho (incluso por pago) de ir, dentro de su transportín, a los pies de la persona adulta; pero como a la azafata eso le pareció riesgoso, sin tomar en cuenta los protocolos para su uso convenció a la señora de meter al animal en el compartimiento superior (donde se guardan las maletas de mano), desde donde tras 3 horas y media de viaje y obstinadas llamadas de auxilio, por falta de aire y sobra de calor, el animalito sucumbió asfixiado. El otro caso se dio con un Pastor Alemán llamado IRGO (10 años de edad), al que debían trasladar en un vuelo doméstico dentro de los EUA. En lugar de ello lo desviaron a Japón, con las horas de vuelo que ello implica, y al Gran Danés que debía viajar al país del sol naciente lo dejaron embodegado. Tales descuidos devinieron en un negro historial para la aerolínea, que para el 2017 sumó 18 ejemplares muertos —entre ellos un conejo gigante— y 13 heridos. Aquí…

El ordenamiento mexicano, seguramente por prisas y para evitarse trabajo, porque de otra no se entiende, simplemente prohíbe el transporte de cualquier raza de perro o gato braquicéfalos —sin anexar un pertinente listado ni permitir protocolariamente su traslado en cabina— por lo tanto, se exige que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, emisora del mismo, trabaje con mayor cuidado y con expertos EL TEMA, a efecto de convertir la NOM en definitiva pero sin regular a base de prohibiciones, que disfrazadas de “preocupación” sólo inhibirían la convivencia familiar con ciertos animales de compañía e inclusive aspectos de comercialización y crianza responsable. Asimismo, es URGENTE corregir las definiciones para los animales silvestres o para los de apoyo emocional (con exigencias inexistentes en la legislación mexicana) e igual la correspondiente al “animal potencialmente peligroso”, ya que están fatales. La última, para peor, deja al arbitrio determinar “razonablemente” su peligrosidad, abriendo la posibilidad de topar con una azafata como la que mató al perrito. Y aunque queda claro que ninguna aerolínea puede trasladar especímenes braquicéfalos desde México, no tanto si pueden arribar esos especímenes al país por vía aérea. Y…

Sobre el hipopótamo TYSON ya escribiré. La historia se repite… así como también acerca de la eutanasia, ayer, al último macho de rinoceronte blanco del norte.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios