Democracia y legalidad

Pepe Grillo

Democracia y legalidad

El punto de partida para que la renovación de poderes contribuya a la estabilidad y la paz es respetar las reglas del juego.

Se lo dijo Lorenzo Córdova, presidente consejero del INE, a los gobernadores del país agrupados en la Conago.

Una de esas reglas es que las elecciones transcurran sin la intervención de los gobiernos. Hay que evitar influencias indebidas que alteren la equidad, subrayó  Córdova.

Es un tema de voluntad política, claro está, pero también de apego a la ley electoral.

Acaso por eso, en la reunión de ayer entre mandatarios estatales y consejeros del INE, también estuvo presente, tomando nota, Héctor Díaz, que es el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

 

Reconocido y no

López Obrador subió un video a redes sociales para dar un anuncio importante.

Posando junto a un bodegón y un paisaje dijo que Jesús Seade Helú había aceptado ser cabeza del equipo negociador del TLC, en caso, claro, de que López Obrador gane la elección del 1 de julio.

Lo presentó como uno de los mejores economistas de México.

Tiene razón en parte. Es, en efecto, un reconocido economista, pero no se apellida Seade Helú, sino Seade Kuri, de modo que los asesores del Peje le pasaron mal el dato y él, el candidato de Morena, no lo conoce.

 

El acecho digital

La influencia que pueden llegar a tener las redes sociales en el actual proceso electoral mexicano es motivo de reflexión y debate.

En horas recientes nuevos datos han catapultado el debate de los círculos académicos a las primeras planas de la prensa nacional.

El escándalo mundial provocado por la revelación de la intromisión de Facebook y la empresa Cambridge Analytica en la pasada elección presidencial de Estados Unidos, redimensionó el problema.

Trascendió desde hace un año que la empresa busca restablecerse en México y operar durante la campaña que está a punto de iniciar

¿Cuál es su estatus actual? ¿Alguien le ha seguido la pista?

 

Pensamiento y Acción

Las nuevas generaciones de ciudadanos tal vez no lo crean, pero hace apenas cuatro décadas se presentó un solo candidato, el del PRI, a la elección presidencial.

Ante la evidente crisis de representación y legitimidad, se emprendió una reforma política que buscaba, se dijo entonces, que las diversas fuerzas políticas, por minoritarias que fueran, participaran en la construcción de la democracia.

Jesús Reyes Heroles, político veracruzano que conjugaba pensamiento y acción, se encargó del proceso. Entregó buenas cuentas.

Ni siquiera él,  promotor principal de esa reforma, pudo adelantar que hoy habría una lucha real de partidos, incluso candidatos independientes, y que el PRI, entonces partido hegemónico, tendría que sudar la camiseta para obtener triunfos, ni de  chiste  todos.

Las cosas han cambiado. Gracias al talento y la visión de mexicanos como Reyes Heroles, los  de entonces  no somos los mismos.

pepegrillocronica@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios