Mundo

Acorralado, se suicida el Unabomber que desató el pánico en Austin, Texas

Agentes del FBI interrogan al compañero de vivienda de Mark Anthony Conditt, el sospechoso de los ataques en Austin.

Después de varios días de intensa búsqueda, el jefe de la Policía de Austin, Texas, Brian Manley, informó ayer que el principal sospechoso de los atentados con paquetes bomba, Mark Anthony Conditt, el Unabomber, se suicidó la noche del martes, volándose por los aires al verse acorralado cuando intentaban detenerlo, informaron medios locales.

La misteriosa serie de bombas, que dejó dos muertos y varios heridos, tenía a la capital de Texas y a sus autoridades en tensión desde el pasado 2 de marzo.

PESQUISA. Fred Milanowski, agente especial a cargo de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), dijo que las autoridades pudieron dar con el paradero del sospechoso cuando éste “compró algunos de los componentes (...) Fue bastante reciente”.

“Afortunadamente pudimos investigar y encontrar a este individuo en las últimas 48 horas”, dijo Milanowski. Describió el dispositivo utilizado en el automóvil como un “dispositivo explosivo significativo”, pero no proporcionó ningún otro detalle.

RASTREADO. Al respecto, el jefe de la policía de Austin informó que las autoridades rastrearon el auto del sospechoso hasta un hotel del área de Round Rock, al norte de la ciudad. La policía comenzó a seguirlo, y cuando un equipo especial SWAT se acercó, el hombre, al verse acorralado, detonó una bomba en el vehículo.

La policía aún investiga la posibilidad de que haya cómplices, así como los motivos de sus agresiones con bombas.

 

Imprimir