Mundo

Jeff Sessions insta a fiscales de EU a impulsar pena de muerte para narcos

“Recomiendo encarecidamente a los procuradores federales utilicen estos estatutos para ayudar en nuestra lucha continua contra las drogas y la destrucción que causa en nuestra nación”

Donald Trump, durante una mesa redonda en Washington, acompañado por el fiscal general Jeff Sessions (i), y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen (d).

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, emitió ayer un memorándum en el que insta a los abogados del gobierno a pedir la pena de muerte para las personas vinculadas con el tráfico de drogas, una medida impulsada por el presidente Donald Trump para combatir la epidemia de opiáceos que azota al país.

“Recomiendo encarecidamente a los fiscales federales que utilicen estos estatutos, cuando corresponda, para ayudar en nuestra lucha continua contra el tráfico de drogas y la destrucción que causa en nuestra nación”, apuntó Sessions.

CASOS. Sessions giró la instrucción a los fiscales federales del país para utilizar un estatuto promulgado por el presidente ­Bill Clinton en 1994, en respuesta a la entonces crisis del crack, que raramente ha sido invocado por el gobierno federal.

Sessions dijo que los traficantes de drogas, organizaciones trasnacionales del crimen organizado y las pandillas, están contribuyendo de manera sustancial a este flagelo y por ello, los fiscales federales deben considerar utilizar cualquier herramienta legal a su disposición.

“Éste debe incluir buscar el castigo capital en casos apropiados”, indicó, haciendo notar que además de la directiva de Clinton, el Congreso aprobó varios estatutos que permiten al Departamento de Justicia recurrir a esta vía.

El pasado lunes, Trump comunicó un plan para combatir la epidemia de opiáceos basado en reducir la demanda y la prescripción excesiva de opioides, cortar el suministro de drogas ilegales y aumentar el acceso al tratamiento.

El plan incluía un mandato para que el Departamento de Justicia solicitara la pena de muerte cuando corresponda conforme a la ley actual, una medida polémica que ha sido rechazada por los defensores de los derechos humanos y la justicia penal.

TRUMP. “Estamos perdiendo el tiempo si no nos ponemos duros con los narcotraficantes, y esa dureza incluye la pena de muerte”, dijo Trump en un discurso en Nueva Hampshire, el tercer estado del país más golpeado por la adicción a los opiáceos después de Virginia Occidental y Ohio.

El foco de la Casa Blanca está sobre todo en quienes trafican opiáceos con fentanilo, un analgésico que destina al tratamiento del cáncer pero que en los últimos años usan grupos criminales para aumentar la potencia de la heroína.

 

Imprimir