Nacional

Los ríos de la frontera ya no pueden abastecer a las ciudades

Desde hace casi 20 años, la Presa Morelos —de cuya agua se abastecen la ciudad de Mexicali y las zonas agrícolas del área— enfrenta bajos niveles de flujo y se prevé que a partir de este año sea más crítico el desabasto.

Francisco Bernal Rodríguez, representante de la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Estados Unidos (CILA), Sección Mexicana, refirió que desde el año 2000 la escasez va en aumento.

“La cuenca es variable, a veces tenemos más agua; los últimos excedentes fueron de 1997 al 2000. Después del 2000 hasta la fecha se estima que tenemos 18 años de escasez.

“No es sequía, porque nunca hemos tenido un recorte, pero sí las condiciones son variables y no han permitido la recuperación de los embalses o de las presas aguas arriba, aunque de tener cien por ciento (el flujo) en el 2000 bajamos al 50 por ciento que traemos ahorita, y con las condiciones de este año, y si persisten en el que viene, podríamos llegar hasta el treinta y tantos por ciento del almacenamiento total”, alertó el responsable de la Presa Morelos.

Lo que se pretende, abundó, es que a través de proyectos hidráulicos, la cooperación de usuarios y las acciones gubernamentales, se conserve agua para preservarla en presas y evitar llegar a los recortes en el suministro hacia México.

“Conocemos la variabilidad del río (Colorado) y hemos visto que el año 2000 fue muy abundante, recuperó un poco los niveles, pero este año está bajo, este año está siendo seco.

Detalló que, de acuerdo con el Acta 323, acordada entre México y Estados Unidos, son 62 millones de metros cúbicos los que se podrían recortar al año, en un primer nivel de recorte.

“Esperemos tener un mejor invierno el año que viene y poder recuperar algo; de no tenerlo podremos estar en una situación de recorte (de agua hacia México)”, expresó.

Mencionó que en el Acta se establecieron diferentes niveles, esto es, diferentes cantidades de recorte, de acuerdo a la elevación de la Presa Hoover (ubicada sobre el Río Colorado, entre Arizona y Nevada).

La ciudad de Mexicali se abastece de agua en un 40 por ciento de pozos y 60 por ciento del agua que corre a través de la Presa Morelos, proveniente de Estados Unidos.

Localizada en el poblado denominado Los Algodones (comunidad que depende del turismo médico), la Presa Morelos fue construida en 1944, como parte del Tratado Sobre Distribución de Aguas Internacionales entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América, establecido en febrero de 1944, y en el marco del Acta Núm. 189 de la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Estados Unidos (CILA), denominada “Determinaciones de la localización y características de la estructura principal de derivación que México construirá en el Río Colorado y las obras correspondientes necesarias para la protección de terrenos de Estados Unidos”, firmada en mayo de 1948.

Como parte del acuerdo México-Estados Unidos, la Unión Americana debe entregar cada año a nuestro país mil 850 millones de metros cúbicos de agua, que son de segundo uso (drenaje agrícola) y que contienen ciertos niveles de salinidad, y del deshielo de las montañas Rocallosas.

El agua es depurada a través de la planta de tratamiento de Mexicali y de ahí distribuida a la ciudad para su consumo.

Bernal Rodríguez refirió que del agua de la presa depende toda la agricultura del Valle de Mexicali y de algunas otras ciudades.

Dijo que actualmente el flujo es de unos 88 metros cúbicos por segundo, aunque hay meses en que el flujo es de 25 metros cubicos por segundo.

“Casi casi hay épocas que se usa más agua de pozos que de gravedad (del río que pasa por la Presa Morelos), pero siempre tenemos agua en el río; el gasto mínimo es de 25 metros cúbicos por segundo en septiembre, octubre y noviembre.

“El agua de gravedad es el agua que viene por el río, porque esto es una conjunción de fuentes: tenemos el agua del río, tenemos los pozos del propio Mexicali y los pozos de San Luis Río Colorado, Sonora (con el que limita) que conjuntan toda la disponibilidad de la región”, dijo el ingeniero.

Imprimir