Alcanza a México escándalo de la FIFA | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 22 de Marzo, 2018

Alcanza a México escándalo de la FIFA

Alcanza a México escándalo de la FIFA | La Crónica de Hoy

Tal y como fue publicado ayer en las páginas de este diario un reporte de nuestro compañero Adrián Arias, finalmente el escándalo de corrupción más grande de la historia del deporte y uno de los más importantes del mundo, el de la Federación Internacional de Futbol Asociación, la FIFA, ha atravesado la frontera de Estados Unidos a México y amenaza con alcanzar a algunos de los principales ejecutivos y operadores de Grupo Televisa.

El desplome en las acciones de Televisa, muy superior al que experimentó en la jornada del martes la Bolsa Mexicana de Valores, representó una pérdida de más de 10 mil millones de pesos en valor de capitalización de la empresa, y de acuerdo a analistas financieros, esto se debió a que se dio a conocer que el bufete de abogados Kessler, Topaz Meltzer & Check, presentó una demanda colectiva contra los directivos de la televisora, a quienes acusa, entre diferentes reclamos, de haber ocultado información valiosa que hizo que flotara el valor de las acciones de forma fraudulenta a niveles aumentados de manera artificial, toda vez que varios de sus funcionarios hicieron declaraciones falsas o engañosas y no revelaron a los inversionistas que ejecutivos de Televisa estaban involucrados en esquemas de sobornos a funcionarios de la FIFA.

La demanda señala que altos ejecutivos participaron para que Televisa pudiera hacerse de los derechos de transmisión de televisión de los Mundiales de Rusia 2018, Qatar 2022, y las sedes aún por designar del 2026 y 2030, que, se presume, serán otorgadas a la candidatura tripartita de Estados Unidos, México y Canadá y la de China, respectivamente.

De hecho en torno al 2030, tres compañías chinas son los nuevos patrocinadores de la FIFA, y Televisa habría pagado un precio absurdo y muy por debajo de su valor actual, pues fueron otorgados de manera misteriosa y en silencio a una empresa suiza, subsidiaria de la televisora mexicana en 2010, mucho antes de que se conociera quién podría organizar las mencionadas cuatro ediciones de la fase final.

Una agravante en la demanda, señala que otros ejecutivos de Televisa no reportaron el descubrimiento de la conducta de otros funcionarios, lo que de haberse sabido, habría provocado un escrutinio regulatorio muy importante hacia la televisora, dejando además al descubierto que, crecía de controles internos efectivos sobre los informes financieros que se presentaron.

EL OJO DEL HURACÁN. Las investigaciones financieras realizadas por agentes del FBI en coordinación con autoridades suizas, han revelado la enorme corrupción en el futbol internacional, donde cientos de funcionarios de muchos países se confabularon para obtener enormes ganancias de forma ilegal, particularmente en el asunto de la venta de derechos de transmisión de televisión y en la asignación de las sedes de los Mundiales de Sudáfrica, Brasil, Rusia, Qatar y en el primer rubro, con la negociación multi-mundiales con muchos años de anticipación de los derechos de las copas mundiales de ediciones que incluso no tenían asignadas sedes, como es el caso de los eventos del 2026 y 2030.

Las investigaciones tomaron forma luego de que fueran interceptadas operaciones sospechosas de enormes cifras de dinero proveniente de diferentes partes del mundo, pero en particular del Caribe, hacía funcionarios de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Futbol, la CONCACAF, que curiosamente, en una primera instancia no involucraron a ningún directivo mexicano. El vicepresidente del organismo, Chuck Blazer, quien murió el año pasado, fue una pieza clave en la investigación, al aportar datos y cifras de las negociaciones, dinero que pasó por cuentas de Estados Unidos, lo que le dio jurisdicción al Buró Federal de Investigaciones para intervenir en las transacciones de la FIFA.

Blazer entregó información crucial que llevó por diferentes caminos a que fueran alcanzados, tanto el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, como el de la Unión Europea de Futbol, el francés Michel Platini y posteriormente, presidentes de federaciones continentales, como la Conmebol y federaciones nacionales. Autoridades suizas y norteamericanas han procesado a más de 200 individuos, la mayoría de ellos encarcelados actualmente, de una lista que incluyó a varios vicepresidentes de la FIFA y los dos funcionarios sudamericanos más importantes del futbol, Nicolás Leóz y Julio Grondona, quien manejaba el comité de finanzas de la FIFA.

Grondona es señalado en las investigaciones, por haber recibido, según el diario norteamericano New York Times, 190 millones de dólares de soborno para ser repartidos entre los principales funcionarios del organismo, incluyendo el presidente Joseph Blatter, después de que le fueran asignados a una sola empresa, sin ningún historial comercial o relacionado con el futbol, los derechos de transmisión de cuatro copas del mundo entre 2018 y 2030, por un monto infinitamente menor que su valor comercial.

EL NEGOCIO A FONDO. Al revisar documentos públicos de la FIFA en su página de internet, aparece como licenciataria de los derechos de transmisión de 14 países, entre ellos México, la empresa denominada Mountrigi Management Group, que resultó ser una subsidiaria de Grupo Televisa.

Esta empresa, prácticamente desconocida y con sede en el Canrtón de Zug en Suiza, tomó su nombre del Monte Rigi en Suiza, y obtuvo de manera misteriosa los derechos de transmisión de 16 países que incluyen a México, Argentina, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Bolivia, Uruguay, Chile, Venezuela, Costa Rica y otros, para los eventos a realizarse en 2018, 2022, 2026 y 2030, aunque la asignación se celebró en el 2009 durante el Congreso de la FIFA en Sudáfrica, sin que se anunciaran de manera pública los detalles del acuerdo.

Incluso ahora, cuando la FIFA persiguió y participó para que más de 100 funcionarios relacionados con el organismo estén siendo procesados por la justicia en Estados Unidos y Suiza, la directiva encabezada por el abogado suizo Gianni Infantino se ha negado de manera absoluta a dar a conocer los detalles de esta operación con Mountrigi.

Sin embargo, durante el proceso que se sigue en cortes de Nueva York, diferentes funcionarios, incluyendo al argentino Alessandri Burzaco, han revelado partes de la complicada trama montada con el apoyo de los operadores financieros con los que está relacionada en particular, Televisa, que llevan a especular sobre el costo que pagó Muntrigi a través de Viseoserpel, la razón social previa de esta compañía, y que se calcula en 190 millones de dólares por los dos primeros Mundiales, y una cifra medianamente superior a ésta por los acuerdos del 2026 y 2030.

Las investigaciones de las autoridades norteamericanas han revelado que Mountrigi es una empresa de propiedad absoluta de Grupo Televisa, además, sus contrapartes en Suiza, acusaron en noviembre del año pasado de manera formal al administrador de la FIFA y señalaron a Julio Grondona, ex presidente de la Asociación Argentina de Futbol, de ser el intermediario y distribuidor de los sobornos.

Poco después de comenzar la investigación apareció el nombre de Alejandro Bruzaco, funcionario de la empresa argentina Torneos y Competencias, quien se declaró culpable de haber participado en la trama de sobornos, fue pieza clave en la negociación de Mountrigi con la FIFA, y apenas se cerró el trato, la filial de Televisa le vendió esos derechos a Burzaco. Aunque en la documentación de la FIFA, sigue apareciendo como licenciatario Mountrigi Management Group.

En un comunicado oficial hace tres meses, Televisa dijo que ninguno de sus funcionarios, ni los de Mountrigi habían pagado sobornos a ningún ejecutivo de la FIFA en asuntos relacionados con la adquisición de derechos de televisión. Sin embargo, estos derechos, vigentes por el momento, se encuentran siendo escrutados por autoridades suizas, toda vez que otro personaje de renombre, el ex secretario general del organismo, Jerome Valcke ha sido acusado de obtener fuertes cantidades de dinero a fin de mediar y solucionar la venta de “los derechos de las Copas Mundiales de 2018, 2022, 2026 y 2030 para ciertos países”, descripción que cuadra con las negociaciones de Mountrigi y los derechos a su vez vendidos a Torneos y Competencias.

MÁS NEGOCIOS TURBIOS. Pero no sólo ha sido la fase final de Mundial el botín de los ladrones ejecutivos de cuello blanco, pues también los derechos de competencias regionales como la Copa Oro y la Copa América, que celebró una edición especial en 2016 en Estados Unidos, forman parte de las negociaciones que normalmente no eran muy observadas. Sin embargo, las investigaciones sobre este tema, llevaron de nuevo a la participación de Torneos y Competencias y la de Univisión Deportes, otra empresa copropiedad de Televisa, en una trama para descalificar otras empresas que habían obtenido de forma legal los derechos de la Copa América Centenario, para que se quedaran en manos del binomio antes mencionado. Una tercera empresa en discordia, es la brasileña Traffic, una poderosa operadora con tentáculos en el mundo del futbol en ese país.

LA ESPERA PAGA. Algo digno de mencionar, es que los benefactores de la venta y sublicenciamiento de derechos que obtuvo Mountrigi, resultaron ser, además de Torneos y Competencias, otro socio comercial de Televisa, DirecTV Latinomérica, copropietario con la televisora mexicana, del sistema de televisión digital dirigido DTH, conocido como Sky, quien pudo revender los derechos en diferentes mercados en Sudamérica.

Pero, contra lo que pudiera pensarse, Mountrigi no vendió todos los derechos y se ha reservado aún la venta de esos activos para el 2026 y 2030, que tendrán a valor actual, respecto a lo que se pagó por ellos en el 2009, más 10 veces el valor nominal, lo cual refleja, que ahora, con la participación de 48 selecciones en las fases finales y más países interesados en transmitir, podrían superar ingresos por más de 2 mil millones de dólares por la venta de estos derechos. Una cifra, según cita también el diario New York Times, que rivaliza con los ingresos de la propia FIFA por la explotación de los derechos totales en la realización de cada Copa del Mundo, estimados en unos 5 mil millones de dólares a valor actual.

Hasta el momento, el FBI no se ha pronunciado oficialmente sobre el nombre de los funcionarios mexicanos involucrados en el asunto de los sobornos y la trama comercial televisiva, pero sí se sabe que la investigación no apunta sólo a Televisa, sino a Univisión Deportes y a funcionarios de primer nivel en ambas empresas, y que habrían estado involucrados de acuerdo a las informaciones que se han podido conocer, de los juicios en Nueva York que siguieron al “destape informativo” de Chuck Blazer y Alejandro Burzaco, que incluso llevó al suicidio de un empresario argentino el año pasado, y que apareció como relacionado Burzaco. Televisa no ha vuelto a pronunciarse al respecto de esta situación después de su comunicado.

Imprimir