Armando Hernández: Las bioseries tienen personajes más humanos e inspiradores | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 22 de Marzo, 2018

Armando Hernández: Las bioseries tienen personajes más humanos e inspiradores

El actor fue protagonista en la serie El César donde interpretó al icónico boxeador Julio César Chávez

Armando Hernández: Las bioseries tienen personajes más humanos e inspiradores | La Crónica de Hoy

A unos días de que la exitosa y polémica serie El César concluyera, el actor Armando Hernández; conocido por su participación en películas como Amarte duele y Fuera del cielo, que le valieron una nominación a los Premios Ariel para ambos filmes; habló sobre la importancia y el auge del formato que se presenta con la llegada de las bioseries.

“Sabía la responsabilidad que implicaba, siempre he hecho personajes ficticios pero ahora me enfrentaba a un personaje real con una vida tan compleja y la figura que representa la leyenda que es Julio César Chávez”, comentó el actor en entrevista con Crónica.

Para Armando Hernández, la tarea de representar a un personaje tan complejo implicó un gran reto como actor y un alto grado de aprendizaje como persona, pues el acercamiento que tuvo con el boxeador Julio César Chávez para la preparación del protagonista, le permitió ver ambas caras de la moneda.

“Es una persona luchona, la verdad es que siempre quiso salir adelante en todos los sentidos y haciendo a un lado lo boxístico, que lo tenemos clarísimo, creo que se enfrentó a muchas cosas que él no esperaba, es una persona admirable en ese sentido, porque así somos los mexicanos, somos aferrados y luchamos, eso fue lo que me llamó mucho la atención de Julio”.

El tipo de formato que ofrece la bioserie es contar historias que no solo sean reales, sino que mantengan un alto grado de veracidad que permita al público engancharse y sentir empatía con sus personajes.

“Surgir con raíces humildes y sencillas, y de repente tenerlo todo le dio debilidad por querer comprar a diestra y siniestra, creo que él sentía que podía alcanzar todo, sin embargo, la realidad misma lo sobrepasó y vemos esa parte negativa de Julio”, explicó el actor.

Los detalles que aborda la producción permiten que la audiencia se adentre en la vida privada del famoso, lo cual lleva a conocer a cada persona que fue decisiva en su entorno y que influyó tanto en su carrera como en su toma de decisiones, lo que genera la impresión de intimar con el artista del que se habla en la pantalla.

“Con Amalia Carrasco, su primera esposa, en la vida real así como en la ficción, me queda claro que existió un gran amor y que siempre existirá, creo que Julio sabe perfectamente el tesoro que dejó ir, esa gran mujer que tuvo a un lado y que lo apoyó y lo acompañó en las buenas y en las malas hasta que en algún momento deciden separarse, pero creo que es la razón de  muchas de sus acciones, de su vida misma, entonces me atrevería a decir que efectivamente, Amalia marca un antes y un después en la vida de Julio César Chávez”, dijo el protagonista.

A lo largo de sus más de 16 años de trayectoria, Armando Hernández reflexionó sobre la evolución que el cine y la televisión han tenido en la forma y formato con el que se abordan las historias:

“Recuerdo cuando en mis inicios, la industria hablaba de este mundo sórdido de la Ciudad de México, de temáticas sociales, de secuestro, política, pobreza, te estoy hablando de los años noventa y dos miles, después vino una etapa en la que se dio más diversidad, donde se empezó a jugar con diferentes géneros, comenzó a entrar la comedia, el terror, el drama, el suspenso. En la actualidad surgió un híbrido con las series, que de alguna manera, la industria de televisión y de cine, se integran en este tipo de proyectos,  creo que ahí hay otra transformación más y me siento orgulloso de ser participe en estas etapas”, comentó.

“Ahora se desencadenó esta ola de bioseries, en las que sobresalen personajes más humanos que se han convertido en ídolos, en personajes que inspiran a la sociedad, al país, a salir adelante y que se vuelven héroes o antihéroes, que de alguna manera es interesante conocer a fondo sus vidas, lo que podría reflejarnos como sociedad. En el caso de Julio César, más allá de que nosotros nos enfocáramos en  la vida de él, también se dio la oportunidad para recordar cómo se vivía en México en los 80´s - 90´s, todas esas cuestiones políticas y generacionales”, explicó.

“Estamos en una era en la que el streaming, la era digital y los accesos de entretenimiento público, exigen de alguna manera que los productos que se hacen en la actualidad, tengan una manufactura de alta calidad y que podamos competir con industrias extranjeras. Se está abriendo brecha importante y creo que el compromiso existe y las bioseries son justamente eso, el inicio de esa etapa en la que los proyectos abordarán historias más realistas, que hagan que la gente se identifique y se sienta reflejada, no el típico cuento de hadas”, reflexionó.

“Tenemos la fortuna de estar en una era en la que el acceso a la información es casi inmediato y las formas de entretenimiento también se han vuelto muy rápidas, entonces no va a ser fácil pero creo que nos tenemos que adaptar a este tipo de formatos”, concluyó.

Imprimir