Nacional

Peligroso, utilizar la base militar de Santa Lucía: Mitre

La  propuesta de Andrés Manuel López Obrador de cancelar el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) y utilizar la base militar de Santa Lucía, en conjunto con el actual aeropuerto, es “contundentemente inviable desde el punto de vista aeronáutico”, afirmó Bernardo Lisker, director internacional del Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados para la Aviación de la Corporación Mitre.
El experto dijo que las aproximaciones en la terminal actual se concentran en San Mateo, las cuales se cruzarían a una distancia menor a mil pies con las de Santa Lucía. Esta interferencia va contra las reglas, por lo que los controladores tendrían que ampliar la distancia entre una aeronave y otra para evitar un incidente y la capacidad de operación de ese proyecto se mantendría igual o menor a la del aeropuerto actual.
En el marco de la inauguración de un Simulador de Control Radar, Lisker dijo que cancelar la construcción del NAICM y adaptar el de Santa Lucía, implicaría costos adicionales, no aumentaría la capacidad que se requiere para terminar con la actual saturación y representaría riesgos que el Servicio a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) no debería permitir:  “Es técnicamente inseguro e inviable”, comentó.
A su vez, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, comentó que no es la tierra sino el espacio aéreo lo que da la viabilidad a un aeropuerto. Explicó que en Mitre están los especialistas para analizar este tipo de proyectos y otorgan certificaciones para que un aeropuerto pueda recibir o no vuelos internacionales.
Comentó que de cancelar la construcción del NAICM para iniciar otro proyecto, sólo el terreno tendría un costo de entre 150 y 200 mil millones de pesos más al del nuevo aeropuerto que se encuentra en construcción.
Añadió que se tendría que buscar un espacio que no conviva con una base militar y que se desconoce si en Santa Lucía habría un espacio para la construcción de una terminal de dos pistas, con un kilómetro y medio de distancia y que permitiera las operaciones simultáneas y de categoría internacional.

Imprimir