Cultura

“Diario, de Alfonso Reyes, es un pacto entre lo público y lo privado”

Presentan los dos primeros volúmenes que emergen de los 16 cuadernos donde el escritor narra sus experiencias ◗ Es ver a muchos Reyes: Javier Garciadiego

Adolfo Castañón y Javier Garciadiego en la presentación del Diario.

Comienzan las presentaciones de los siete tomos del Diario, de Alfonso Reyes, obras en las que especialistas editaron diferentes periodos del “regiomontano más universal”, a partir de los 16 cuadernos en los que Reyes plasmó sus experiencias en varios ámbitos.

El primer volumen fue elaborado por Alfonso Rangel Guerra, investigador que analiza, en primera estancia, el momento en el que Alfonso Reyes estuvo en España, a inicios de la década de 1910. 

Sebastián Pineda Buitrago habla sobre el primer volumen, en el que Reyes realizó “entradas” desde 1911 a 1914, episodios titulados por el regiomontano como Días aciagos, “título que bien podría ser la primera novela de la Revolución Mexicana”.

Pineda Buitrago invita a hacer un análisis de literatura comparada entre Días aciagos y Andrés Pérez, maderista, de Mariano Azuela, considerada como la primera novela de la Revolución Mexicana.

“Veremos que sucede algo muy parecido y Reyes le da una temperatura novelesca, con todo y que es real, a esa parte de su diario. Además, Reyes es protagonista”.

A parte de Díaz aciagos, en el primer volumen el lector podrá encontrar los años formativos de Reyes, el inicio de la Revolución, su primer viaje a París, los años de destierro en Madrid, el regreso al servicio diplomático, su breve regreso a México y su estancia en París en calidad de ministro.

Sebastián Pineda adelanta que además de Diario, está por publicarse la relación epistolar entre Alfonso Reyes y Pedro Henríquez Ureña, y la correspondencia que mantuvo con Américo Castro.

El segundo tomo fue editado por Adolfo Castañón, quien abordó la vida de Alfonso Reyes durante su gestión como embajador de Argentina y Río de Janeiro, así como la amistad que entabló con diferentes escritores, destacando Jorge Luis Borges.

Castañón señala que en los tomos hay algunos vacíos, pues “Reyes no tenía tiempo para escribir sobre sí mismo, estaba volcado para ganarse la vida y sustentar la familia que traía detrás, a través de ediciones y traducciones”.

El especialista indica que en el diario se puede leer cómo Reyes se escapaba para escribir, por lo que conformó un diario, mismo que pareciera “una empresa íntima y solitaria, pero que está destinada a la publicación”.

“El Diario, de Alfonso Reyes, es en cierto modo, la caja de resonancia, en el que se puede descubrir la persona y la marca Reyes, un producto híbrido, un pacto entre lo público y lo privado”, añade Castañón.

Los siete tomos fueron realizados a través de divisiones que tienen que ver con la biografía de Reyes, el primer tomo tiene inicios desde 1911 a 1914, para luego abordar de 1924 a 1927; el segundo va de 1927 a 1930; el tercero, de 1930 a 1935; el cuarto, de 1936 a 1938; el quinto, de 1939 a 1945; el penúltimo, de 1945 a 1951, mientras que el última va de 1951 a 1959.

“Hay muchos Reyes en estos diarios, uno puede ver, por ejemplo, las redes de escritores (que conformó) y al diplomático. Era un hombre a veces triste, a lo mejor con vida amorosa complicada”, sostiene Javier Garciadiego, titular de la Capilla Alfonsina.

INICIO. Los 16 cuadernos están en el acervo de la Capilla Alfonsina, mismos que comenzaron a ser editados por José Luis Martínez, quien realizó la primera transcripción.

El paso del tiempo impidió que Martínez continuara con la labor, por lo que conformó un grupo para que siguieran, fijó los cortes cronológicos y las líneas editoriales; sin embargo, falleció y no pudo ver el diario editado, dividido en siete volúmenes.

Las presentaciones de los tomos tres al siete serán en la Capilla Alfonsina, los últimos miércoles de cada mes. Además, para la segunda mitad del año, se prevé la presentación de una compilación realizada por Adolfo Castañón y una colección del Tecnológico de Monterrey, titulada Capilla Alfonsina.

Imprimir