El amante doble llega con su erotismo a transgredir la moral | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 23 de Marzo, 2018

El amante doble llega con su erotismo a transgredir la moral

El filme fue presentado en la Sección Oficial del Festival de Cannes el año pasado

El amante doble llega con su erotismo a transgredir la moral | La Crónica de Hoy

Después de acumular once nominaciones a los Premios César en 2017 con el filme  dramático titulado Frantz (2016), François Ozon regresa con una nueva entrega donde demuestra nuevamente la fortaleza de sus personajes femeninos, así como la transgresión a la moral y a la ética que se contraponen a la naturaleza humana.

La polémica producción franco-belga, que acaba de estrenarse en nuestro país, cuenta con las actuaciones de Marine Vacth, Jérémie Renier y Jacqueline Bisset. Es un thriller erótico- psicológico que gira en torno a la historia de Chloé Fortin (Vacth), una exmodelo de 25 años de edad que decide alejarse del mundo frívolo que la rodeó para descubrir los enigmas que oculta su sexualidad reprimida.

La presencia de un padecimiento físico que la acompaña desde su infancia, llevan a Chloé a conocer al terapeuta Paul Meyer (Renier), de quien se enamora y comienza una relación formal. No obstante, los secretos que Paul guarda respecto a su pasado, colocan a Chloé al límite de la desconfianza y la histeria; con ello comienza un desfile de obscuros misterios que se revelan frente a ella para generar intriga e incertidumbre.

El instinto sexual se convierte en el motivador del personaje principal, quien se ve envuelta en un trío que le pronostica un desenlace trágico. No obstante, es una mujer que se repone rápidamente a las circunstancias, busca la forma de continuar y resistir a la confrontación que tiene consigo misma y con su pasado.

La transformación de un personaje femenino que pasa de la sumisión a la fortaleza y dominio, se ha convertido en otra sutil característica del director, que es vidente en películas como Potiche, mujeres al poder (2010); 8 mujeres (2002) o Bajo la arena (2001).

La moral juega un papel importante dentro de la trama, pues son los prejuicios los que provocan que los secretos y mentiras se conviertan en parte de una obsesión que termina por sobrepasar a la protagonista.

El erotismo de sus personajes va más allá de simples cánones de belleza, por un lado vemos a Marine Vacth con un estilo andrógino que encapsula su sensualidad, para luego liberarla con el contraste de luz y sombra que marca el contorno de su estilizado cuerpo desnudo. Luego encontramos a Jérémie Renier, quien interpreta a un par de gemelos que a pesar de ser polos opuestos, se convierten en símbolos que despiertan excitación e incitan a la perversión.

Imprimir