C.C.P. Horacio Duarte Olivares, candidato de Morena a diputado federal - Arturo Maximiliano García | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 23 de Marzo, 2018
C.C.P. Horacio Duarte Olivares, candidato de Morena a diputado federal | La Crónica de Hoy

C.C.P. Horacio Duarte Olivares, candidato de Morena a diputado federal

Arturo Maximiliano García

Vaya giro que dio el tema de los independientes. Hace una semana dábamos por un hecho que la boleta electoral, que el 1 de julio próximo tendrán en sus manos millones de mexicanos, contaría con seis alternativas para elegir al Presidente de la República. Finalmente serán sólo cuatro, ya que el INE identificó irregularidades, diría yo que grandes, en los apoyos presentados por Jaime Rodríguez El Bronco y Armando Ríos Piter, quienes, descontadas esas incidencias para algunos fraudulentas, están hoy fuera de la boleta. La única candidata presidencial independiente será Margarita Zavala.

Hoy simplemente no parece haber euforia por los independientes, movimiento que tuvo su clímax en las elecciones de 2015 y que parecía un oasis para políticos ignorados por sus partidos o una posibilidad para amenazar a sus dirigentes con irse por esa vía. Por supuesto también es un derecho constitucional para los ciudadanos sin partido, pero la inercia por esas candidaturas se ha ido desinflando, en 2016 y 2017 pasaron desapercibidos, sin victorias electorales significativas.

En lo que toca a la candidatura presidencial como independiente parece confirmarse la gran dificultad que representa poder conseguir las firmas que la ley exige, más de 876 mil firmas, lo que sin duda consolida el sistema de partidos en México. Podríamos afirmar que la ley se diseñó para que no hubiera independientes o para que hubiera muy pocos, lo que reempodera a los partidos y particularmente a sus dirigencias que controlan los procedimientos internos de elección o designación de candidaturas.

Está claro que para ser candidato independiente a la Presidencia se requiere un nivel de conocimiento importante, estructura territorial y recursos económicos.  De acuerdo con los números presentados por los aspirantes presidenciales, sólo una tuvo las tres, mientras que los otros dos se equivocaron en la estrategia para recabar apoyos, que buscaron un atajo para llegar a la meta, sin pensar que el réferi de la elección los descalificaría de la carrera.

Podría por supuesto considerarse que, de que se pueden lograr las firmas, se puede. Margarita Zavala lo logró con muy pocos casos de simulación, menos de 500, pero fue la excepción en relación a todos los que lo intentaron. Hay sin embargo otras formas de ser independiente, y no sólo la legal o pura que establece la ley, que consiste en que personajes sin partido y reconocidos socialmente como independientes se postulen por uno o varios partidos. En un principio la coalición Por México al Frente, integrada por PAN, PRD y MC, pensó usar el nombre de Frente Ciudadano por México, lo que emocionó a más de uno pensando que podrían poner a un ciudadano sin partido al frente del mismo, cosa que no sucedió.

Si bien cada que termina un proceso de elección presidencial los partidos presentan algún tipo de reforma a la ley electoral, no sabemos si los legisladores, a nombre de sus institutos, se vayan a poner generosos con la figura de los independientes bajando el porcentaje de firmas necesarias o ampliando el periodo de tiempo para recolectarlas. De quedarse usted en la Cámara de Diputados será un actor importante dentro de un grupo parlamentario con una significativa representación. Ahí habrán de definir si continúan o se modifican los requisitos para los independientes, quienes hoy entre prácticas dudosas, reclaman que el esquema actual hace nugatorio su derecho a postularse, aunque sin duda perdieron credibilidad.

 

Imprimir

Comentarios