De pataleos o de la pasividad del militante: las listas de plurinominales

Carlos Matute González

La prensa dio cuenta de los candidatos a las senadurías y diputaciones plurinominales. La idea principal de los columnistas es la especulación sobre los pataleos de los militantes que no fueron considerados en las mismas. La Crónica de Hoy resumió las listas del PRI así: “dirigentes nacionales del PRI, líderes de sectores, exgobernadores y hasta hijos de políticos encumbrados” las integran. “De acuerdo con el PRI, en las listas aprobadas se garantiza la paridad de género, la inclusión de jóvenes y de todas las expresiones de ese instituto político, así como la presencia territorial de todo el país” (19-03-18). Hay una gran diferencia en el cómo me ven y cómo me veo.

En cuanto a las listas del PAN, las reacciones se dieron con la salida de quienes ya sabían que no iban a ser considerados por la dirigencia nacional. El mensaje es claro: el lugar es para los fieles al proyecto de Anaya y los impulsores del gobierno de coalición. La inclusión del jefe de Gobierno de extracción perredista es la nota de la decisión política.

En Morena hay —según infieren las columnas políticas— un choque entre los fundadores (fieles) y los recién llegados (arribistas). Habrá desilusión y resignación en la medida que las encuestas mandan y condicionan la tradicional “cargada” a favor de los candidatos que se perciben como ganadores. ¿López Obrador, si gana las elecciones, será el último del antiguo priismo o el primero de un renacimiento autoritario? Hay que tener bola mágica para saberlo.

Por su parte, Margarita Zavala inicia la campaña de la ilusión. Nadie de quien la rodea obtiene nada concreto si ella gana, salvo tener la buena voluntad de la que eventualmente pudiera llegar a la Presidencia. Los independientes no tienen listas de candidatos plurinominales para garantizar acceso a los órganos de representación política.

Ante este escenario se esperan dos reacciones: inconformidad o indiferencia. La primera, en los extremos, se expresará en recursos y juicios ante el INE y el TEPJF, cuya resolución es incierta y sólo eleva el costo de la decisión política, pero no tiene la fuerza de cambiar las circunstancias que eran previsibles desde hace unos meses. La segunda consiste en no apoyar abiertamente a alguien y esperar pacientemente la reacción del electorado, cuyo comportamiento lo determinará la propaganda política y la percepción sobre cada uno de los frentes y de la candidata independiente, es decir, el resultado dependerá de la credibilidad de quien se coloque en segundo lugar de la contienda en los mediados de junio y la remasterización de la imagen de López Obrador.

Estas dos semanas veremos pataleos y personajes públicos que se crucen de brazos. Este último efecto se verá reflejado en la campaña de contacto directo en las comunidades, pueblos, barrios, colonias y conjuntos habitacionales y en la espontaneidad de las redes. Es difícil saber, en estos momentos, cuál grupo político será el más afectado, pero es previsible que será aquel que sea identificado con la corrupción o el  continuismo.

El votante calibrará dos elementos: la personalidad y trayectoria del candidato presidencial y el grupo que lo acompaña y lo hará en dos niveles, por lo menos, en el ámbito nacional y en lo regional. Quiénes estén en la foto en los actos políticos durante las campañas, será un aspecto importante a considerar por el elector y adquirirá más importancia en la medida que la diferencia entre el primer y segundo lugares sea menor.

El no votante, quien anula el voto y el que no se siente representado por nadie, se autoexcluye irresponsablemente o por soberbia del juego democrático. El riesgo para los opositores a López Obrador es que este sector más el independiente crezcan y que no logren revertir las percepciones negativas. Hoy la pregunta para los tres candidatos de los partidos es ¿los nombres en las listas de candidatos plurinominales ayudan a sus aspiraciones o mandan un mensaje equivocado al electorado? Esto sólo lo sabremos en las encuestas y definitivamente en las urnas.

 


Profesor de posgrado del INAP
cmatutegonzalez@yahoo.com.mx
carlos@carlosmatute.mx
Facebook.com/cmatutegonzalez
Twitter @cmatutegonzalez
www.carlosmatute.mx

Imprimir

Comentarios