Ciudad

Candidatura de Salgado a diputación es preocupante, afirma Raúl Flores

Raúl Flores, presidente del PRD en la Ciudad de México, calificó como preocupante que a pesar de las acusaciones contra el jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado, por supuestos vínculos con grupos delictivos que operan en la demarcación, su partido, Morena, lo quiera hacer diputado local, pues, dijo, podría ser el primer paso para instaurar un narcogobierno en la Ciudad de México.

“Ayer aparecieron narcomantas en Tláhuac que confirman que hay una reyerta entre narcos en esa delegación y nos preocupa mucho esa situación de impunidad, y aún más cuando Morena pretende convertir a Rigoberto Salgado en diputado local, pues eso sólo confirma que Sheinbaum y el jefe delegacional en Tláhuac van a tratar de encubrirse el uno al otro. Este ocultamiento y este solapamiento de la acción del narco en Tláhuac es un ensayo de un narcogobierno que no podemos permitir en esta ciudad”, comentó Flores.

El dirigente perredista le exigió a Sheinbaum deslindarse de la figura de Rigoberto Salgado y asimismo a la Procuraduría de Justicia capitalina y a la Contraloría del Gobierno de la Ciudad revisar las denuncias y quejas presentadas ante ambas instancias contra dicho personaje pues, dijo, no es posible que Salgado, que insertó en la nómina de Tláhuac a la familia del abatido narcotraficante conocido como El Ojos busque obtener fuero ahora por la vía del congreso local.

“No es posible que gente como Betuel (Beltrán Vázquez), cuyo nombre aparece en las narcomantas de ayer, haya sido repuesto en la estructura de la delegación Tláhuac. Es indignante que la figura de López Obrador sirva para tapar narcotraficantes y que no pase nada en este país. Está claro que a Andrés Manuel le conviene no ver la injerencia del narco en las elecciones, pues si se hace de la vista gorda ante el crimen organizado que opera bajo el cobijo de su delegado en la ciudad, es lógico que así lo haga a nivel nacional para seguir recorriendo el país sin protección”, expresó.

Raúl Flores recordó que como líder del perredismo ha interpuesto ante la PGJCDMX denuncias contra Sheinbaum por la corrupción que derrumbó el colegio Rébsamen durante el sismo de septiembre; contra Monreal y otros funcionarios de la Cuauhtémoc por operaciones recursos de procedencia ilícita, desvío de recursos, reparto de despensas y tinacos y contra Rigoberto Salgado por sus vínculos con el narco, pero es la fecha en que los servidores públicos denunciados ni siquiera han sido llamados a declarar.

“No sé por qué si son de Morena no se les llama a comparecer, por eso quiero insistir a la Procuraduría a que los cite. No sólo aquí sino también en la Fepade y en Contraloría he presentado denuncia tras denuncia y no han sido llamados. No sé si los funcionarios estén cuidando sus cargos, no sé por qué no se mide con un mismo rasero. Parece que hay toda una sombra de impunidad que cubre a Morena y quisiera que alguien me desmintiera”.

Finalmente, Raul Flores negó que la Procuraduría sea una institución que esté debilitada, pero sí afirmó que su estructura debe fortalecerse para dar certeza en las tareas que le han sido encomendadas y no haya una desproporción en lo que pasa en la Ciudad, y un ambiente de que aquí no pasa nada, una situación de impunidad.

Imprimir