Nacional

Por equivocación, en el centro del fervor priista

A la entrada del Auditorio Plutarco Elías Calles, al parecer alguien me confundió, pues, mientras buscaba mi acceso, un hombre se acercó a mí y me saludó efusivamente, con un beso en la mejilla y un abrazo. “¡Cuánto tiempo sin vernos!”, dijo (aunque en realidad no nos habíamos visto nunca) y luego habló sobre el calor y la travesía para asistir a la toma de protesta del nuevo líder del Movimiento Territorial.  “¿Y tu chaleco?”, me dijo al tiempo que se quitaba el suyo para ponérmelo sobre los hombros. Terminé además con un banderín de la CROC en mis manos.

Subimos al primer piso y alguien me cedió el asiento. El chico a mi lado empezó por preguntarme por qué jamás me había visto en los eventos ni en las fotos de la CROC. Opté por responder que se debía a que la escuela me impedía asistir.

Tambores, niños moviendo sus banderas, chinelos, globos rosas y rojos hicieron que nuestra conversación se dificultara. Nos quedamos escuchando las porras y sí, la verdad es que terminé agitando la banderita que me habían dado a la entrada.

El auditorio se llenaba cada vez más y los que iban entrando tenían que conformarse con estar de pie y sin poder ver mucho.

Al entrar José Antonio Meade todos se pusieron de pie, aplaudieron, gritaron y echaron porras. Por entusiasmo, no pararon.

En mi grada ­crocquista la porra iniciaba con una señal al frente, de uno de los líderes locales, hacia un chico de rastas al fondo que comenzaba a tocar su tambor. Los demás seguían aplaudiendo y gritando.

El evento avanzó y no supe a quién devolver el chaleco, así que lo dejé en el asiento. El banderín terminó olvidado en el baño.

Al final terminé bien integrada, me sumaron al chat de la Croc estatal que me adoptó. Allí se mostraba que el entusiasmo seguía. Fotos de Meade tomadas en nuestro lugar y muchas caritas sonrientes en emoticón.

Edmundo, un chico que se acercó al final a intercambiar teléfonos, mandó al final un par de mensajes para despedirse y decir que ojalá coincidiéramos en los siguientes eventos de la CROC…

Imprimir