Ciudad

Inicia Semana Santa en Iztapalapa con tres cristos

La representación que realizan los habitantes de los Ocho Barrios año con año se dividió: tres grupos escenifican los mismos pasajes bíblicos de forma simultánea ◗ Señalan al Cossiac de propiciar la segmentación con sus corruptelas y favoritismos

En Iztapalapa —al oriente de la Ciudad de México— la Representación de la Pasión de Cristo, que realizan sus habitantes año con año, se dividió.

En el Centro de la demarcación se efectuaron tres representaciones (ayer escenificaron el Domingo de Ramos), simultáneamente.

Es decir, hubo tres cristos. Algo inédito, pues ocurre por primera vez en 175 años de historia.

A decir de organizadores, actores y habitantes de los Ocho Barrios, la división es porque la representación “grande”, a cargo del Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa (Cossiac) y cuyo presidente es el perredista Miguel Morales Larrauri, se politizó, comercializó y perdió la esencia espíritu-religiosa que la caracterizaba.

“Muchos jóvenes no tienen cabida con los del Cossiac y tienen que buscar otras opciones para cumplir sus sueños o mandas”, indica Raúl Peralta, nativo de Iztapalapa e impulsor de los nuevos grupos.

Y agrega: “Ellos eligen por dedazo, ponen a sus amigos y recomendados que ya salieron en más de una ocasión, y dejan fuera a muchos jóvenes que tienen la intensión de participar”.

Por tal motivo, ayer por calles de la colonia Leyes de Reforma —una extensión de los Ocho Barrios— apareció un nuevo grupo realizando una procesión.

El Cristo: Brayan Esau Fragoso, de no más de 22 años, quien caminó por las calles del territorio caracterizado de Jesús de Nazaret.

Lo acompañaron vecinos y familiares, quienes se personificaron de apóstoles y de las vírgenes.

Todos ellos pertenecen al grupo de Juan Pablo Segundo, de la Iglesia de Cristo Rey, y escenificaron la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.

“Esto nunca antes lo habían hecho”, dice sorprendida Guadalupe Ramírez, de la calle Batalla del Paso de las Ovejas.

Lo anterior ocurrió de manera simultánea con el grupo de feligreses de la parroquia de San Lucas, una de las tres más antiguas de la Ciudad de México, quienes realizaron recorridos, caracterizados de Jesús y apóstoles,  por las capillas durante todo el día.

Contaron a Crónica que el párroco Amado Gómez quiere rescatar el sentido religioso y de fe que ya se perdió.

En tanto que la representación que realiza el Cossiac —grupo apoyado económicamente por la delegación de Dione Anguiano, el Gobierno de la Ciudad y la Asamblea Legislativa, además de otros patrocinios públicos como privados— comenzó su escenificación desde las 07:00 horas.

Iván Pedro Estrella Mosco, quien nació en el barrio de San Pedro y actualmente tiene 24 años, realizó la representación de los pasajes bíblicos en compañía de decenas de jóvenes y señoritas, quienes fueron elegidas por el comité para desempeñar sus papeles desde el primer domingo de enero.

POLITIZACIÓN. Con 175 años a cuestas y cerca de 3 millones de personas anuales que la presencian, la Representación de la Semana Santa se decide y maneja en el interior del grupo civil denominado Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa (Cossiac), donde no más de 10 personajes, con intereses particulares y otros claramente políticos, son los dominantes.

Para empezar, violando sus propios estatutos, el comité organizador de la Representación permitió que Miguel Ángel Morales Larrauri, militante de PRD, fuera electo presidente.

Morales Larrauri es allegado a Carlos Augusto Morales y Efraín Morales, exdiputados que le disputaron la candidatura delegacional a Dione Anguiano.

Desde que Morales está al frente del Cossiac, ya casi tres años, a la asociación civil le han reducido el presupuesto y los apoyos económicos gubernamentales.

Ya le cancelaron también el trámite para conseguir que la tradición sea declarada por la UNESCO como Patrimonio Intangible de la Humanidad y han comenzado a aparecer acusaciones de irregularidades, corrupción y malos manejos.

ACUSACIÓN EN PLENA ACTUACIÓN. En las calles de los Ocho Barrios, justo cuando el Cossiac realizaba su actuación, aparecieron personas repartiendo volantes y hojas con información en la que se acusa a los organizadores de desaparecer 15 millones de pesos.

En la información difundida entre los vecinos se asegura que en la última década, el Cossiac esfumó más de 15 millones de los 100 millones de pesos que se han destinado para esta conmemoración.

Se afirma que sin justificar y con una serie de irregularidades, el comité organizador se encarga de realizar la representación de la muerte de Jesucristo en la demarcación.

A través de colectas en los Ocho Barrios de la delegación, peticiones a la Asamblea Legislativa (ALDF) y apoyos del Gobierno de la Ciudad de México, el Cossiac consiguió hacerse de varias bolsas millonarias para costear la representación católica.

Sin embargo, sigue sin presentar ningún informe sobre dichos gastos ante las autoridades locales y legislativas.

Incluso, representantes de grupos vecinales de la demarcación acusan opacidad y desvío de recursos por el comité organizador, ya que recibe anualmente un presupuesto para realizar la representación de la Semana Santa en Iztapalapa, pero no transparenta los gastos que efectúa.

Y se explica en los volantes que en los estatutos de la organización civil se especifica en su artículo décimo cuarto que la asociación no tendrá fines de lucro, por lo que la colecta y eventos para recaudar dinero es ilegal.

A ello, se le suman las diferencias que mantiene con las autoridades delegacionales, organizaciones civiles y diputados locales, quienes recriminan a la organización su falta de transparencia.

También se informa que a pesar de los recursos locales y federales que reciben cada año, el Cossiac se encuentra en números rojos.

Desde hace dos años el grupo civil trata de evitar la quiebra con recaudaciones y donaciones del gobierno capitalino y federal.

Y que para sanear sus finanzas el comité ha solicitado a los participantes y actores de la representación vender productos como chocolates y dulces, hasta boletos de los bailes que organizan en días previos al Viacrucis.

 

 

Colecta
A través de colectas en los Ocho Barrios de la delegación, peticiones a la Asamblea Legislativa (ALDF) y apoyos del Gobierno de la Ciudad de México, el Cossiac consiguió hacerse de varias bolsas millonarias para costear la representación católica.

Imprimir