Cultura

Por primera vez limpian el techo de El Paraguas del MNA

Se empleará una técnica con hielo seco, amigable con el medio ambiente. Las actividades en el recinto no serán afectadas

Por primera vez en 53 años, el techo de la fuente El Paraguas, ubicada en el patio central del Museo Nacional de Antropología (MNA), será sometido a un proceso de limpieza por medio de la técnica de ice-blaster (inyección de hielo seco), una carga de partículas de dióxido de carbono (CO2) aplicadas con presión controlada.

El plafón de la fuente es de cuatro mil 554 metros cuadrados, pero al no ser una superficie plana la superficie total es de seis mil 711 metros cuadrados de aluminio, por lo que se prevé que los trabajos durarán dos meses, a través de un proyecto que no tuvo costo, pues es realizado con donativos en especie.

Antonio Saborit, director del MNA, dijo que en casi 54 años de vida del museo, es la primera vez que limpiarán dicha parte, luego de meses de planeación, reflexión y estudio, entre diversas áreas y diversos especialistas, de tal forma que las actividades en el recinto no serán afectadas, pues “los trabajos se realizan al cierre y antes de la apertura del museo”.

La limpieza de El Paraguas es realizada por dos empresas, que donaron tres millones de pesos en hielo seco, cuya colaboración fue conseguida por el Patronato del Museo Nacional de Antropología.

TÉCNICA. Una de estas empresas, que desde hace 38 años ha dado mantenimiento y limpieza a 140 monumentos como la Columna del Jubileo (Alemania) y la Estación ­Rizhsky (Rusia), está en el MNA para trabajar con ice-blaster.

Thorsten Möwes, especialista en limpieza e higiene de monumentos, explica que la técnica del hielo seco se utiliza desde hace 10 años y es recomendable porque no  utiliza químicos, lo cual la convierte en amigable con el medio ambiente.

Gran parte del patio central del MNA luce cercado, al interior no fueron instalados andamios, sino tres plataformas, cientos de metros de cable unidos a maquinaria que es operada por seis trabajadores.

“Estos niveles de detalle de limpieza no son tan necesarios, espero que la calidad del aire en la Ciudad de México siga mejorando para que no se ensucie tan rápido; después de esta limpieza quedará un par de décadas limpio. Es recomendable dar una limpieza periódica y más suave, que dejar pasar tanto tiempo para que no se incruste tanto la suciedad”, sostiene Möwes.

PROYECTO. La iniciativa de limpieza fue impulsada por el Patronato del Museo Nacional de Antropología, presidido por Stacey Symonds, quien habla sobre la importancia de la fuente creada por Pedro Ramírez Vázquez.

“La fuente es un elemento de los más icónicos de este museo, que da la sensación de estar al aire libre, al tiempo que estamos resguardados de la lluvia y del sol. Es el símbolo del árbol de la vida de nuestro pasado, tiene un importante impacto estructural y estético”.

Al respecto, Gilda Salgado, encargada de las colecciones de Arte Moderno y Contemporáneo del MNA, comenta que en el proyecto participaron especialistas del INAH, INBA y MNA, aunque debido al costo, decidieron acudir al Patronato.

La fuente El Paraguas tiene sólo una columna, que se caracteriza por contar con el relieve escultórico Imagen de México, de los hermanos Chávez Morado, la cual recibe un mantenimiento anual y que este año coincidirá con la limpieza del techo.

Imprimir