La inseguridad frena al progreso - Israel Moreno | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 28 de Marzo, 2018
La inseguridad frena al progreso | La Crónica de Hoy

La inseguridad frena al progreso

Israel Moreno

Hace apenas unos días la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mediante su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión emitió alertas y expresó su preocupación por el alto riesgo que corren los periodistas en nuestro país por su labor, de hecho, este organismo internacional que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA) manifestó que en México es muy limitada la libertad de expresión y aseguró que nuestra situación está peor que países como Afganistán y Liberia, naciones que han atravesado recientemente conflictos bélicos.

Por si fuera poco, desde hace algunas décadas la seguridad hacia ese gremio sólo ha dependido de ellos mismos (reporteros, locutores, periodistas y fotoperiodistas) a pesar de que ya han existido una serie de medidas para intentar frenar las agresiones a los trabajadores de la información, por ejemplo, en la Cámara de Diputados se han creado comisiones especiales para atender agresiones a periodistas o bien, al interior de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) existe un área de agravio a periodistas y ninguna de ellas han arrojado los resultados esperados.

Lo anterior es lamentable ya que para crear ambas instancias se tuvieron que haber destinado generosos recursos económicos y hasta el momento no se sabe cuál fue el destino de los mismos.

Para ser más claros, la CNDH recibe más de mil, 728 millones de pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), es decir, más que la propia Organización de Estados Americanos (OEA) y a pesar de ello el organismo nacional también se ha caracterizado por ser uno de los menos productivos del mundo y la situación que actualmente se vive en México es reflejo de ello, por lo que no estaría nada mal que la CNDH primero transparentara todos los recursos millonarios que recibe; segundo, implementara acciones preventivas que inhiban las agresiones y amenazas a comunicadores, y tercero, alzara la voz de manera enérgica en favor de las víctimas toda vez que el silencio de esa institución pesa tanto y contribuye a mantener estos casos en plena impunidad como actualmente además pareciera que este organismo defiende más a delincuentes que a aquellos que se les han violado sus derechos.

Y es que de acuerdo a organizaciones sociales, a la hora de las audiencias y desahogo de pruebas da la impresión de que los delincuentes gozan de más derechos que las victimas ya que, en muchas ocasiones les son limitadas sus garantías al negarles desde el acceso, hasta su expediente como si los agraviados fueran los responsables, pero eso sí, derechos humanos están al pendiente de aquellos que violan, matan, secuestran y mutilan o simplemente delinquen. 

Incluso, no hace mucho, por el Nuevo Sistema de Justicia Penal y por presión de organismos afines al gobierno parecidos a la CNDH, algunos delitos dejaron de ser graves como: lesiones, daño a la propiedad, evasión de presos, robo, allanamiento de morada, delitos contra el ambiente, privación de la libertad con fines sexuales y violación cuando entre la víctima y el victimario exista vinculo de pareja, concubinato o matrimonio, por poner algunos ejemplos.

La misma suerte están corriendo los defensores de derechos humanos, que por lo visto, su defensa y promoción de nuestras garantías, han incomodado a tal grado que les ha costado la vida a muchos de ellos y de igual manera, no hay justicia para ello.

Lamentablemente, la lista ahí no termina, ya que a la vulnerabilidad en la que se encuentran los periodistas y defensores de derechos humanos, están también los ecologistas, que en aras de defender sus tierras, selvas y bosques, han sido desterrados bajo amenazas e incluso también, la organización Global Witness documentó el año pasado varios asesinatos en contra de los defensores de los derechos ambientales en México, por lo que la organización internacional advirtió que nuestro país ya representa una grave preocupación por estos casos.

Asimismo podemos enumerar diversas problemáticas que se han ido sumando a la lista como los feminicidios o violencia hacia diversos sectores de la población como homosexuales, adultos mayores. Y ya ni qué decir del incremento de personas en situación de calle que muchas veces hasta desnudos están o peor aún, tienen relaciones sexuales en plena vía pública sin que nadie haga algo.

Casos que retratan una realidad de inseguridad, de que las cosas no están como nos las han pintado desde arriba y lo peor es que mejor nos hemos enterado por instancias internacionales que por nuestras propias autoridades.

Por ello, urgen medidas que vayan enfocadas a fortalecer una mejor educación y sobre todo, que rescaten desde el seno familiar los valores y el amor al prójimo y si a eso se le suma la voluntad de cada uno de los gobernantes que conforman los tres niveles de gobierno, México sería otro en un mediano plazo, pero en fin estimado lector, ¿usted qué piensa? hágamelo saber a mi cuenta de Twitter.

 

Twitter: @israelmorenori

Imprimir

Comentarios