Julian Assange

Parece que tiene un poquito de dependencia al internet... y a las ganas de opinar de todo. Le han brindado asilo político aun cuando es una figura que resulta especialmente espinosa. Y a cambio solamente le han pedido que no exprese opiniones. Pero no ha podido resistirse y no hubo más remedio que (como a los niños) quitarle el internet. A ver su Assange logra sobrevivir en un mundo de inconectividad, algo que para él, experto en redes, le resultará muy, muy difícil de soportar.

 

Imprimir

Comentarios