Néstor Reverol

Venezuela tiene un grave problema con sus cárceles. El miércoles, 68 presos murieron en una comisaría tras un motín que, al parecer, derivó en un incendio. Aunque es un caso especialmente grave, estos sucesos no son raros en la dictadura bolivariana.

El secretario de Interior y máximo responsable de las cárceles del país guarda silencio. Sí habló, en cambio, el activista Humberto Prado, que denunció que hay 32 mil 500 presos en unos calabozos policiales pensados para 8 mil 500 reclusos.

Imprimir

Comentarios