Deportes

Chivas aún aspira a la liguilla

Rodolfo Pizarro fue el héroe que ayudó al Guadalajara a seguir soñando con calificar a la liguilla y de paso le mandó un mensaje de dudas a Juan Carlos Osorio para Rusia 2018, el seleccionado nacional salió inspirado y con un doblete le dio la victoria a su equipo en contra de Monarcas por 2-1.

Con el resultado Chivas alcanzó 15 unidades y mantiene encendidas las veladoras en La Perla Tapatía  por la ilusión de una liguilla.

El Rebaño decidió guardar algunas cartas y arriesgarse en este partido de vida o muerte. Quizás en la mente de Matías Almeyda ya está plasmado el objetivo de la Liga de Campeones y ese motivo lo llevó a poner un once en el Morelos con la juventud de Edson Torres, Manuel Mayorga José y Óscar Macías, eso sí, acompañados por la experiencia de Carlos Salcido, Oswaldo Alanís, Rodolfo Pizarro e Isaac Brizuela.

Fue un juego de matar o morir para el Guadalajara. Le costó encontrar su estilo en el arranque, en ese lapso La Monarquía inquietó a Rodolfo Cota mediante un tiro descompuesto de Carlos Guzmán, tras un pase filtrado y medido de Gabriel Achilier. Se volcó el conjunto local e hizo daño con otro servicio de Rodolfo Vilchis (en el carril izquierdo) que rebanó Alanís y se le resbaló al propio Cota, pero no trascendió por la indecisión de Diego Valdés dentro del área tapatía.

Cuando todo parecía imposible para el chiverío, apareció Pizarro con una jugada individual que lo llevó hasta el área para definir de forma exquisita, así fue su primer gol de este torneo y el 1-0 para los tapatíos.

La noche estaba pintada para Rodolfo y su demostración de capacidades dignas de estar en Rusia 2018 con México. Óscar sirvió de pared para la definición de Pizarro directo al arco de Sebastián Sosa que fue testigo del 2-0 en los cartones y la euforia de la tribuna rojiblanca que sigue soñando con la Fiesta Grande.

La fiesta tapatía no podía terminar perfecta, pues Roberto Hernández buscó a toda costa el empate y mandó más elementos al ataque, entre ellos, Ángel Sepúlveda que con sus primeros toques pudo hacerla efectiva. Miguel Sansores con un toque ligero perfecto para Raúl Ruidíaz, el peruano visualizó la jugada para servir al “Ángel del gol” que logró el cometido de acortar las distancias.

La monarquía siguió  insistiendo con la igualdad, la recta final fue de total nerviosísmo para el Rebaño y de ímpetu por parte de los locales para no quedar mal en casa. Eso sí, el plantel de Almeyda también tuvo la encomienda de finiquitar con un tercer gol, sin embargo, los seis minutos de tiempo añadido no fueron bien aprovechados por ninguna de las plantillas.

Sin embargo, hasta el último instante se dio un intenso juego en el Morelos, donde se impuso el grito de ¡Chivas, Chivas!

Imprimir