Mundo

“Nunca me he sentido tan feliz”, aseguró Malala al regresar a su pueblo en Pakistán

Entre fuertes medidas de seguridad, la Premio Nobel de la Paz arribó a Mingora, en su primera visita desde que en 2012 fuera atacada por un talibán

Entre fuertes medidas de seguridad, la Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, regresó a su pueblo natal en Pakistán, por primera vez desde que los talibanes le dispararon hace seis años en un autobús, por defender la educación femenina. “Nunca me he sentido tan feliz. Estoy orgullosa de mi tierra y cultura”, declaró al arribar a Mingora, en el valle del Swat.

En esta zona, destaca el periódico español ABC, fue donde el 9 de octubre de 2012, cuando Malala volvía de la escuela en autobús, un hombre armado subió al ­vehículo y, tras preguntar “quién es Malala”, le disparó en la cabeza a la joven, entonces de 15 años,  quien sufrió heridas que la pusieron al borde de la muerte, pero tras semanas en cuidados intensivos y una operación de reconstrucción craneal, logró sobrevivir.

Desde entonces, la joven, ahora de 20 años, se ha convertido en un símbolo en la lucha por los derechos de las niñas frente a la violencia y la exclusión. De hecho, ha continuado su labor como activista y en 2014 se convirtió, a los 17 años, en la persona más joven en recibir el Premio Nobel de la Paz.

SEGURIDAD. Malala llegó a su pueblo en un helicóptero militar, junto con sus padres y su hermano. Para esta visita se desplegó un gran dispositivo de las fuerzas de seguridad y muchas calles permanecen cortadas por efectivos del ejército, informó una fuente militar que pidió el anonimato.

Durante su visita en Mingora, Malala, acompañada por la ministra de Información paquistaní, Marriyum Aurangzeb, se dirigió al Instituto de Cadetes Gali Bagh, centro educativo militar, donde se reunió con estudiantes, en un encuentro al que también estaban invitados amigos de la joven.

La fuente dijo que la activista visitará una escuela construida por el Fondo Malala en el distrito de Shangla, colindante con el de Swat.

CASA. “Visitó con sus padres y su hermano su casa, donde permaneció durante un rato”, indicó una fuente policial, que pidió no ser citada. Malala regresó el jueves a Pakistán donde fue recibida por el gobierno y las instituciones paquistaníes con honores.

“Es mi primera visita al valle de Swat después de cinco años y medio desde el ataque. Nunca me he sentido tan feliz. Estoy orgullosa de mi tierra y cultura”, escribió en el libro de visitas del centro, según recogió la agencia Europa Press.

LÁGRIMAS. La activista no pudo contener las lágrimas en un discurso televisado, en la oficina del primer ministro, Shahid Khaqan Abbasi, en el que aseguró que regresar a su país es un “sueño”.

La joven reside en Reino Unido adonde fue evacuada tras su ataque en 2012 y ahora estudia en la Universidad de Oxford.

El Fondo Malala fue creado en 2013, por Malala y su padre, Ziauddin, como fundación para concienciar acerca del impacto social y económico que tiene la educación de las niñas.

Imprimir