Ciudad

Agua y fuego en Semana Santa

El agua y el fuego se fundieron este Sábado de Gloria en gran parte del país por las tradiciones de Semana Santa. El Museo Dolores Olmedo, ubicado al sur de la ciudad, en la delegación Xochimilco, ha realizado durante 10 años consecutivos la “Quema de Judas”.

Los visitantes a esta celebración se dieron cita desde las 9 de la mañana para conseguir un lugar y no perderse ningún detalle; aun así tuvieron que esperar más de una hora para poder entrar debido a la  gran demanda del evento.

Francisco Juárez, originario de Xochimilco, quien asistió con su familia, comentó que uno de los principales motivos ­para asistir al evento es que sus ­hijos conozcan las tradiciones para evitar que éstas se pierdan.
En el barrio San Juan, en el centro de Xochimilco, los habitantes han aprendido a sortear las restricciones de las autoridades en torno al Sábado de Gloria.

Desde la una de la tarde llegaron pipas de agua reciclada que los vecinos compran para la celebración de esta festividad: así, con agua tratada, pueden mojarse (purificar los pecados) sin romper las leyes de ahorro del líquido.

En el mismo barrio, a partir de las 15:00 horas, inicia la Quema de Judas, pero esta vez Francisco y su familia, por motivos de seguridad, optaron por asistir al Dolores Olmedo.

“Ahí viene el toro, con una vaca, lo que yo quiero es torerar”, se escuchó en las bocinas del museo música de banda para alegrar a los presentes. Los primeros fuegos pirotécnicos acabaron justamente con un toro que correteó y bailó por un pasillo especialmente diseñado para ese fin.

Arturo Salvador Aguna Cortés es dueño de la empresa “Juegos Artificiales” que ha ayudado a la organización del evento durante 10 años.

Comentó que se utilizaron 25 kilos de pólvora, cuatro toritos, tres castillos y siete mojigangas de diferentes figuras, que fueron incineradas. Destacaron Frida Kahlo, un policía y una diablita.

Ni los intensos rayos de sol, ni las grandes nubes de humo impidieron que los asistentes disfrutaran del espectáculo de colores acompañado de fuertes explosiones y unas calaveras bailarinas que amenizaron el festejo.  

Imprimir