Fallece en la impunidad el genocida guatemalteco Ríos Montt | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 01 de Abril, 2018

Fallece en la impunidad el genocida guatemalteco Ríos Montt

El exdictador, responsable del asesinato de más de mil indígenas, fue honrado por el presidente Morales. Rigoberta Menchú lamenta el “enaltecimiento del terrorismo” del gobierno y sus simpatizantes

Fallece en la impunidad el genocida guatemalteco Ríos Montt | La Crónica de Hoy
Mandos militares en activo trasladan el féretro de Ríos Montt.

El general golpista guatemalteco José Efraín Ríos Montt, quien era juzgado por genocidio, murió ayer en Guatemala a causa de un infarto, a los 91 años de edad, tras sufrir desde 2015 problemas respiratorios y demencia senil.

“Falleció en su hogar, con el amor de su familia, con su conciencia sana, limpia, rodeado de mucho amor, aquejado por las dolencias que sabemos”, ­expresó Luis Rosales, uno de sus abogados, al que contrató para lo declarasen inocente de ordenar la “limpieza ­étnica” de 1,171 indígenas ixiles, en el departamento noroccidental de Quiché, durante su ­gobierno (1982-1983), al que llegó tras protagonizar un golpe de ­Estado.

“Nunca hubo genocidio”. Otro de los abogados del exdictador Ríos Montt, Jaime Hernández, explicó que ya informaron a los órganos judiciales sobre la muerte de Ríos Montt.

“Murió en paz, tranquilo, y todos con la convicción de que en este país nunca hubo genocidio y fue inocente de lo que se le acusa”, aseguró.

El 10 de mayo de 2013 el ­general retirado del ejército fue encontrado culpable de genocidio y delitos de lesa humanidad y condenado a 80 años de prisión y se convirtió en uno de los primeros altos mandos militares en ser castigado por esos delitos en América Latina.

Sin embargo, diez días ­después la Corte de Constitucionalidad, máxima instancia ­jurídica de Guatemala, anuló la sentencia por fallos en el proceso y ordenó un nuevo juicio.

Morales, afligido. El presidente de Guatemala, Jimmy ­Morales, lamentó la muerte de Ríos Montt, de quien obvió su pasado de dictador golpista y ­genocida y lo recordó solamente como “exjefe de Estado y expresidente del Congreso”.

El excómico, que llegó a la Presidencia en 2015 con el partido Frente de Convergencia Nacional, fundado por militares retirados, añadió que “se solidariza con su esposa e hijos por tan sensible pérdida”.

Asimismo, el Congreso de Guatemala dispuso rendirle honores, algo que rechazó la familia, que prefirió un despedida íntima.

“Enaltecimiento del ­terrorismo”. La líder indígena guatemalteca y Nobel de la Paz 1992, Rigoberta ­Menchú, lamentó ayer que los seguidores de Ríos Montt aprovechen su muerte para enaltecer su ­terrorismo de Estado.

“Un día como hoy es un día extraordinario porque se resalta el poder de los victimarios. Los seguidores enaltecen el terrorismo de su general, pero la ­indignación de las víctimas es la protagonista número uno”, dijo Menchú, quien se quejó de que los suyos lo sigan viendo “como un héroe”.

La activista, una de las ­voces más férreas contra el genocidio perpetrado durante el conflicto armado interno (1960-1996) contra los pueblos indígenas, aseguró además que quedará para la historia la condena a 80 años de cárcel por el genocidio indígena, aunque la sentencia  haya sido revocada.

“Esa sentencia inicial es un precedente muy grande y es la verdadera sentencia, aunque no fue respetada por los Tribunales”, aseguró Menchú; también ­lamentó el nuevo juicio contra el militar retirado, que se celebraba a puerta cerrada y que “ya no dignificaba a las víctimas”.

A pesar de su muerte, con la que espera que Ríos ­Montt “ya descanse en paz”, la líder indígena cree que la causa abierta debería continuar porque los delitos de lesa humanidad “no prescriben”, pero duda que el sistema judicial guatemalteco lo haga, porque fue el mismo que provocó el impasse actual.

Cuestionada acerca de si lamenta que el general de facto fuera a la tumba sin enfrentar la justicia y sin pedir perdón, Menchú dijo que en su conciencia queda y recordó que en la otra parte del cosmos hay “fuerzas de la vida” que se encargan de la Justicia.

Imprimir