En busca de la movilidad (y la vida) perdida | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 02 de Abril, 2018

En busca de la movilidad (y la vida) perdida

Unas 40 personas estaban abandonadas, esperando a morirse; a los médicos ya nada más les quedaba hacer el acta de defunción... pero Manuel Dufoo Olvera tomó en ese momento la decisión de intervenir

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En un hospital, en el  tercer piso, se amontonaban los pacientes llamados parapléjicos. Era una sala de abandonados, “estoy hablando de la prehistoria, de 1970”, recuerda el doctor Manuel Dufoo Olvera, quien habría de cambiar la suerte de muchos pacientes con lesiones de espalda. No había quién los atendiera. Algo impactante, pero de lo que nadie se ocupaba.

Pero la medicina avanza y pone atención en estos pacientes. El doctor Dufoo estará mitad de todo lo que habrá de ocurrir en este tema durante tres dácadas: “Yo hice mi programa de entrenamiento en los setenta, así que tengo la enorme suerte de crecer con el desarrollo del estudio de la columna vertebral”. Primero se buscó dar estabilidad a las columnas con deformaciones. Los primeros intentos, recuerda el doctor Dufoo en charla con Crónica, incluyen la colocación de ganchos, tornillos, barras y placas.

Eran las épocas previas a la formación de médicos propiamente especialistas, “por lo tanto, sólo puede ser experto el que de forma directa aprende y con práctica desarrolla la habilidad”.

Finalmente el doctor Dufoo Olvera plantea un proyecto y se lo presenta a las autoridades. “No fue fácil convencerlas, no fue fácil que recapitularan y aceptaran que era importante el generar una Unidad que se dedicará exclusivamente a problemas de la columna vertebral”.

Hacia 1985, se abre en México una unidad especializada en en problemas de la columna vertebral. Tres eran sus objteivos:

1) Brindar atención oportuna de muy alta calidad;

2) La formación de médicos especialistas neurocirujanos ortopedistas que recibieran un entrenamiento educativo y de habilidad psicomotora en el manejo de la columna vertebral;

3) Acumular esa experiencia y hacer publicaciones científicas.

Hoy existe divergencia en los criterios de ¿quién tiene que hacerse cargo de los problemas de columna? si los neurocirujanos o los ortopedistas. En este momento puedo decir con conocimiento de causa, que ni uno ni otro deben hacerse cargo de problemas de columna vertebral, sino debe tratarse de manera conjunta.

Estamos a 30 y tantos años de haber formado la clínica de columna y hoy en día brinda atención oportuna de alta calidad los 365 días al año, con urgencias y consulta externa. Es una clínica de alta especialidad que tiene más de cien médicos, un curso universitario reconocido como alta especialidad de posgrado en la UNAM y un buen resultado con nuestros médicos.

Tenemos proyectos de investigación como el exoesqueleto, que es un dispositivo mecánico que nos ayuda en un programa de rehabilitación y reintegración social de nuestros pacientes. Esto está hecho junto con el Instituto Politécnico Nacional. Fuimos pioneros de la especialidad de columna vertebral y transmitimos nuestras experiencias.

El doctor Dufoo Olvera tuvo mucho que ver en esta historia. Crónica dialoga con cómo es el hombre, el médico que cambió la historia de muchas vidas:

Háblenos de los orígenes, de la vocación de su trabajo...

–No sé... realmente muchas personas me comentan si el interés por la columna vertebral obedece a que yo tuve una lesión en la columna vertebral y que me recuperé. Yo creo que no, no tuve el interés a partir de esa experiencia, yo quería ser médico porque es algo que me nació de muy joven, me parecía muy interesante la ortopedia porque se relaciona mucho con la creatividad: a diferencia de otras especialidades de la medicina, en que las cirugías son generalmente amputativas, la ortopedia es creativa, es de formación, de armar y a mí me gusta eso.

Tengo otros intereses aparte de la medicina, me gusta el modelaje en plastilina y el dibujo, no soy dibujante, ni pintor, pero me gustan esas actividades...

—¿Qué tipo de libros lee?  

–Leo mucho desde joven, leo novelas, la novela histórica me gusta mucho, aprendo mucho, me gustan las novelas de espionaje, se me hacen impresionantes, yo hubiera querido ser espía. Estos personajes me encantan. Sin embargo, hay libros que recuerdo con muchísimo cariño, La Buena Tierra, es una novela que me impactó, que me ha hecho pensar mucho, me dejó muy impresionado,..

—Finalmente la parte política, ¿usted con quién prefiere trabajar?

–No sé... creo que nadie puede abstraerse a ser político, médico, diplomático y otras más feas que no comento. La política y la medicina no se pueden evitar y las artes y los deportes los practica cuando tienes la panza llena.  A mí me gusta México y desde que he tenido la oportunidad, cuando me han invitado a dar pláticas -siempre fui orgulloso de decir que vengo de México...

 

Imprimir