Nacional

Meade: la corrupción en México es institucional

Obstáculo. Sostiene que no ha habido resultados porque actualmente las instituciones están “desarmadas”. Plan. Plantea una “revolución en política social” para combatir este flagelo, al igual que la inseguridad y la pobreza

José Antonio Meade tomó distancia de Los Pinos, por vez primera y en un tema que es central en la elección 2018: la corrupción en México. Y lo ha hecho, en una entrevista concedida a la agencia EFE, respondiendo a una pregunta expresa sobre si la corrupción es cultural (la tesis del presiente Peña Nieto): “El problema es institucional”, sostuvo el candidato de la coalición Todos por México.

La entrevista, realizada el fin de semana en Yucatán, la tierra en la que el Revolucionario Institucional se muestra aún poderoso, reporta que Meade “compartió sus ideas para enfrentar la tríada oscura de corrupción, inseguridad y pobreza en México con una revolución en política social”.

La corrupción y la consiguiente impunidad es, según los sondeos, el tema de mayor preocupación para los electores, se lee en el texto de EFE, realizado por el experimentado periodista Manuel Soberanes Cobos. “Meade discrepó de Peña Nieto, quien ha sostenido que para combatir la corrupción es necesario partir de reconocer que es un asunto de orden cultural, lo que ha sido visto por muchos como displicencia ante la corrupción gubernamental y una excusa para no atacarla”, indica el reporte de EFE difundido ayer.

“Yo creo que el problema es institucional”, manifestó el candidato de Todos por México.

Meade, quien ha sido funcionario público de alto nivel tanto en administraciones panistas como priistas, sostuvo que en el tema de la corrupción, así como en el de la inseguridad, el Gobierno no ha dado los resultados esperados porque “no tenemos las instituciones, y las instituciones (no tienen) los instrumentos que requieren”.

En torno a esto, el candidato presidencial propuso que México ponga en práctica acciones que han sido aplicadas en otros países, como facilitar la recuperación de los bienes robados por funcionarios públicos: “Si en el caso de un funcionario investigado por corrupción o delincuencia organizada no se puede explicar el origen (del bien), tendría que perder ese patrimonio en beneficio de las actividades que realiza el Estado”.

En segundo lugar aludió a la autonomía del Ministerio Público y comentó que en México persiste la noción de que el Presidente debe ser quien lo dirija, cuando debiera ser el primero en someterse a su jurisdicción. “Yo por eso he planteado ser un Presidente sin fuero”, añadió en referencia a una de sus propuestas, que incluso prometió hacer llegar al Congreso vía los diputados de los partidos que le apoyan.

Propugnó también por un mejor mecanismo de control de la evolución patrimonial de los servidores públicos, penas más estrictas para los funcionarios corruptos y una mayor transparencia gubernamental. A continuación, algunos pasajes destacados de la entrevista.

No sólo están en el PRI. Sobre el propio Partido Revolucionario Institucional (PRI), Meade consideró que no hay motivo por el que la agrupación no pueda también erradicar ese flagelo en sus filas.

“Ningún partido tiene el monopolio de la corrupción. Es un problema del que los mexicanos hoy sentimos un profundo coraje, y lo sentimos de manera particular quienes somos servidores públicos y a quienes nos ofende que nuestra labor se vea empañada por algunos malos servidores públicos, del partido que fuera”, declaró.

En el tema específico de la inseguridad, indicó que es necesario “evitar que a la delincuencia organizada, sobre todo, le lleguen armas y dinero, fortalecer nuestra presencia y capacidad policiaca, mejorando tanto el número como las prestaciones y la trayectoria de vida que se le ofrece al policía”.

También subrayó la importancia de homologar las definiciones de los distintos delitos para permitir una mejor coordinación entre las policías y los ministerios públicos de las 32 entidades federativas del país.

Interrogado sobre la polémica participación de militares en tareas de seguridad pública —iniciada por el presidente Felipe Calderón (2006-2012), del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y continuada por Peña Nieto—, Meade opinó que “es una solución complementaria y temporal”.

“Tendría que mediar primero un dictamen de la entidad federativa, en donde diagnostique cuál es el problema que tiene y por qué sus instancias de seguridad no son suficientes para enfrentarlo. Tendría que saber la fuerza armada modo, tiempo y circunstancias de su actuación, y tendría que saber el ciudadano qué esperar de la Fuerza Armada”, explicó.

No obstante, añadió, “hay condiciones que la ley prevé, en donde de manera extraordinaria el Presidente directamente puede pedir la intervención de la fuerza armada, y eso también es correcto”.

Finalmente, explicó que su revolución social implica hacer que México “pase de ser un país en donde los mexicanos tenemos muchos derechos, a que seamos un país en donde los mexicanos puedan acceder a esos derechos”.

“Que esté presente la educación, la salud; que esté presente la vivienda, la alimentación, que estén bien comunicados, un poco bajo la lógica de que si aseguramos el ejercicio del derecho, al amparo de esa plataforma, el mexicano puede hacer que sus esfuerzos rindan frutos”, puntualizó.

Propuestas

-Corrupción

Recuperación de los bienes robados por funcionarios públicos.

Dar autonomía al Ministerio Público.

Mejor mecanismo de control de la evolución patrimonial de los servidores públicos.

Penas más estrictas para los funcionarios corruptos.

Mayor transparencia gubernamental.

-Inseguridad

Evitar que a la delincuencia organizada le lleguen armas y dinero.

Fortalecer presencia y capacidad policiaca, mejorando tanto el número como las prestaciones y la trayectoria de vida que se le ofrece al policía.

Homologar las definiciones de los distintos delitos para permitir una mejor coordinación entre las policías y los ministerios públicos de las 32 entidades federativas del país.

Imprimir