La Esquina

A estas alturas debería quedarnos claro que Donald Trump usa sus redes sociales como arma de propaganda, como juguete para provocaciones y como alimento para su enorme ego. Lo conducente es no caer en ellas y dejarlo solo, para que el arma pierda su poder. 

 

Imprimir

Comentarios