El papel del INEE en el sistema educativo - Gilberto Guevara Niebla | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 03 de Abril, 2018
El papel del INEE en el sistema educativo | La Crónica de Hoy

El papel del INEE en el sistema educativo

Gilberto Guevara Niebla

Algunos amigos han expresado ciertas ­críticas al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y su ­papel social; no obstante, observo que dichas ­críticas, aunque bien intencionadas, se sustentan en lagunas informativas. En estas ­líneas me propongo reaccionar ofreciendo una información básica sobre el Instituto.

Comienzo diciendo que el INEE es una institución ­original, única, sin precedente en la historia de la educación nacional: su creación rompió el modelo de organización vertical y burocrático que ordenaba al sistema educativo nacional desde la creación de la SEP en 1921. 

El INEE representa un nuevo estilo de poder público pues su existencia favorece la transparencia y el ­rendimiento de cuentas dentro del sistema educativo; el ­Instituto es un contrapeso (el primero que se crea) ­frente al poder de las autoridades educativas. Su misión es evaluar al sistema educativo nacional; por otro lado, es una institución autónoma, es decir, en ningún caso sus decisiones son sujetas a la aprobación de las autoridades (SEP incluida).

Desde este punto de vista, es innegable que su creación fue guiada por un espíritu democrático, alejado del ­autoritarismo del siglo pasado. Por añadidura, los ­consejeros miembros de la Junta de Gobierno (Sylvia Schmelkes, Teresa Bracho, Eduardo Backoff, Margarita Zorrilla y Gilberto Guevara) son personas que, además de poseer una larga carrera académica, tienen un perfil ciudadano, comparten convicciones democráticas y no pertenecen a ningún partido político.

Las tareas que realiza el INEE son múltiples y de enorme importancia para la educación, para los maestros y para la sociedad mexicana. He aquí un listado: evalúa periódicamente a nivel nacional los aprendizajes de los alumnos, diagnostica las condiciones en que se realiza el proceso de enseñanza-aprendizaje, informa sobre la situación de las escuelas (espacios, infraestructura, mobiliario, equipo, bibliotecas, libros de texto, relaciones internas, etc.) y da cuenta de las condiciones en que se realiza el trabajo de los docentes y el grado de satisfacción-insatisfacción que tienen respecto a su trabajo.

El INEE, además, organiza y coordina el Sistema ­Nacional de Evaluación, forma personal técnico en evaluación, se vincula con los maestros a través de un Consejo Pedagógico,  dirige el sistema nacional de indicadores, produce anualmente el Panorama Educativo anuario  estadístico (único en el país) sobre educación, coordina el Sistema Integral de Resultados de Evaluaciones —base de datos abierta al público—, elabora un informe anual sobre el estado que guarda la educación obligatoria, expide lineamientos sobre evaluación, y periódicamente emite  directrices con el propósito de orientar a las autoridades educativas en sus decisiones sobre políticas educativas.

Pero no sólo eso: el INEE evalúa además el currículo (los planes de estudio), la función de los directivos, coordina evaluaciones internacionales como PISA ­(OCDE), ICCS (IEA) y LLECE (UNESCO); evalúa los libros de texto, las políticas públicas (como el ­programa Escuelas al Cien), produce numerosas ­publicaciones —entre otras, una revista electrónica ­para maestros: Red—, investiga las mejores prácticas docentes y ­planea evaluar en el futuro el desempeño de las autoridades educativas y las estructuras de gestión del sistema escolar. La lista puede ser mucho más larga.

Respecto a la reforma educativa (Servicio Profesional Docente) es importante precisar que el Instituto no es quien realiza la evaluación de los docentes —quien evalúa a los profesores es la SEP—, y que él interviene sólo para asegurar la imparcialidad y evitar injusticias contra los concursantes. Desde el inicio, el Instituto ha defendido la reforma, pero sosteniendo que, ­aunque necesaria, es una empresa humana y, por lo mismo, no exenta de errores e imperfecciones.  La ­reforma es ­perfectible. Por añadidura, el INEE ha hecho evaluaciones puntuales de cada desarrollo de la reforma educativa (los ­resultados se pueden consultar en el ­sitio ­electrónico de la institución) y este mismo año ­dará a conocer la ­primera evaluación global de la reforma ­educativa —­incluyendo su diseño, su implementación y sus resultados— realizada con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

Imprimir

Comentarios