El México de los derechos humanos

Dr. Manuel Añorve Baños

Durante las últimas décadas, el mundo ha ­experimentado un innegable avance en el ­régimen jurídico en materia de derechos ­humanos; incluso en las sociedades más ­ortodoxas, tan arraigadas a sus costumbres y a su sistema de normas religiosas, como los países musulmanes, se han conquistado derechos políticos a nivel constitucional para las mujeres, tal como es su reconocimiento al derecho al voto en sus elecciones.

En México contamos con un régimen jurídico en constante desarrollo, que ha sabido adaptarse a momentos claves en la historia mundial, y en algunos casos ha ­sido mucho más avanzado que en muchos de países ­catalogados como de primer nivel.

Con las reformas constitucionales realizadas a partir del año 2011, nuestro paradigma jurídico se ha ­transformado de forma positiva a favor de los seres humanos, reconociéndose que en México el Estado ­estará obligado a garantizar no sólo los derechos enunciados en nuestra Ley Fundamental, sino ­también a ­nivel convencional, es decir, en los tratados internacionales firmados y suscritos por México. De ­esta forma no sólo se amplía el régimen de derechos ­humanos para la República, sino también se ­asume un ­mayúsculo reto para lograr un país plenamente ­garante de sus prerrogativas.

Los derechos humanos y el órgano autónomo en la ­materia, son un mecanismo de control gubernamental que, por años, ha sido un aliciente institucional ­para ­lograr una mayor observancia y un mayor bienestar del pueblo mexicano.  Por ello, es importante no dejar ­pasar el acto que tuvo lugar el pasado miércoles en Palacio Nacional, donde el titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, entregó al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el informe anual en la materia.

A pesar de los grandes retos con los que cuenta cada nación en el mundo en materia de derechos humanos, lo cierto es que la sociedad civil y los tres Poderes de la Unión en México, han trabajado esforzadamente durante los últimos años para hacer más sólido nuestro régimen jurídico, con un desarrollo único.  De ahí que en los últimos cinco años se hayan aprobado y se encuentren vigentes diversos ordenamientos jurídicos tales como la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; el Código de Procedimientos Penales; la Ley General de Víctimas; la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura; y la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, por sólo mencionar el amplio trabajo legislativo sobre tema.

El gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto se ha ­enfocado en blindar no sólo nuestro marco jurídico en la materia, sino también las instituciones de impartición de justicia, para que los mexicanos podamos ejercer nuestro derecho al libre proceso de forma integral; asimismo, y conforme a las políticas públicas de género, características de la presente administración, se han inaugurado 32 Centros de Justicia para la Mujer.

Lejos de existir un estatismo la materia, nuestras instituciones se encuentran adaptándose institucionalmente para consolidarnos como un Estado que garantice el respeto y pleno ejercicio de los derechos humanos ­para todas las personas.

Secretario de Operación Política

del CEN del PRI.

@manuelanorve

Imprimir

Comentarios