Negocios

Venezuela debe importar combustible por fallas en su infraestructura

El descuido en el área de refinación hizo que el margen neto de ganancia por barril de crudo procesado, que hasta 1998 era de 6 y 8 dólares, pasara a negativo con -8 dólares en 2008 hasta registrar -14 dólares en 2016.

Foto: Archivo

Venezuela fue considerada por décadas como uno de los principales países exportadores de crudo en el mundo, pero ahora debe importar combustible para el mercado interno, denunció Iván Freites, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros.

Venezuela, uno de los países con las mayores reservas de petróleo del mundo, ha bajado su capacidad para refinar crudo en un 77 por ciento, pese a que tiene seis plantas de refinación, pero sólo una -la de Amuay- está operativa.

La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tiene una capacidad de refinación de 1.3 millones de barriles diarios de petróleo y solo se procesan 300 mil barriles al día (23.0 por ciento), alertó Freites.

La red de refinación la integran las refinerías de Cardón y Amuay en el estado Falcón, El Palito (Carabobo), San Roque y Puerto La Cruz (Anzoátegui) y Bajo Grande (Zulia). “De todos los centros de refinación del país, el único que reúne las condiciones mínimas para mantenerse operativo es Amuay”, dijo.

Petróleos de Venezuela, que hace 18 años era un orgullo nacional por catalogarse entre las cinco primeras corporaciones del mundo, ha dejado de ser su principal fuente de divisas porque se ha secado, destacó el diario El Nacional.

El presidente venezolano Nicolás Maduro puso a los militares al frente de Pdvsa, lo que ha conducido a la industria a registrar sus peores desempeños en la producción de crudo con una caída pronunciada en más de 60 por ciento y en su procesamiento de 77 por ciento.

La refinación cayó por la falta de mantenimiento y de inversión, por la corrupción y el éxodo masivo de los trabajadores y técnicos.

La demanda interna es de unos 500 mil barriles diarios de nafta y el déficit debe cubrirlo con la importación, que más que subvencionada es regalada para los venezolanos. El litro de gasolina cuesta 0.01 centavo de dólar. Una botella de agua vale diez veces más.

El descuido en el área de refinación hizo que el margen neto de ganancia por barril de crudo procesado, que hasta 1998 era de 6 y 8 dólares, pasara a negativo con -8 dólares en 2008 hasta registrar -14 dólares en 2016, recalcó Freites.

Estos problemas y las grandes inversiones requeridas en Amuay y Cardón hicieron desistir a Rosneft de Rusia y la Petrolera Nacional de China de su intención de emprender el proyecto de recuperación de las instalaciones, que serían manejadas mediante un contrato de arrendamiento.

ijsm 

Imprimir