Renuevan el Museo de Historia Natural | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 03 de Abril, 2018

Renuevan el Museo de Historia Natural

Es la mayor remodelación en 50 años del recinto, que abarcó la reforma a cuatro salas y la adquisición de una nueva colección, entre otras mejoras. Se invirtieron 200 millones de pesos

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Con una inversión de 200 millones de pesos,  aportados por el Gobierno de la Ciudad de México y por el Fondo Pro Bosque de Chapultepec, el Museo de Historia Natural reabrió sus puertas tras ser renovadas cuatro de sus salas, en lo que se considera la remodelación más importante de ese espacio en los últimos 50 años.

Para comprender la jerarquía y legado que habita en este hay que recordar que este museo nació en 1790, cuando este país era Colonia y se llamaba Nueva España. En ese tiempo no existían museos de historia natural, había colecciones llamadas “Gabinetes de curiosidades”. Posteriormente el Museo ha tenido muchos capítulos y ha sido trasladado a diferentes sedes, incluso fue escondido en tiempos de guerra para evitar su destrucción. Desde 1964, el Museo ocupa su actual sede, en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec.  

La renovación del museo, que era responsabilidad del Gobierno de la República pero que en 1999 pasó a ser custodiado por la Ciudad de México, incluye tres grandes colecciones llamadas “México megadiverso”, “Diversidad biológica” y “Evolución de la vida”.

Entre las piezas emblemáticas y más buscadas por los visitantes en las salas renovadas, está la reproducción del dinosaurio Diplodocus carnegii, que mide 27 metros de largo y fue donada a México en los años 30 y que originalmente se exhibió en lo que hoy es el Museo Universitario del Chopo, en la Colonia Santa María la Rivera, en el norte de la Ciudad de México.

También hay una reproducción de un animal herbívoro que hace 10 mil años todavía habitaba en diferentes partes de México: el Perezoso panamericano, que medía entre 2 y 5 metros de altura y pesaba hasta 4 toneladas, como 8 toros de lidia. Junto a él, está la reproducción de un feroz tigre dientes de sable, que es uno de los más fotografiados por el público.  

En estas mismas salas, que abrieron sus puertas para el periodo vacacional escolar,  es posible ver cientos de animales disecados o taxidermizados, de ecosistemas mexicanos o extranjeros: tortugas laúd, jaguares, lechuzas, águilas, tucanes, mariposas e iguanas, entre otras.

ARQUITECTURA ÚNICA. El museo, que tiene una arquitectura única en México, pues está construido bajo diez domos o medias esferas, tiene 7 mil 500 metros cuadrados de exhibición. La renovación abarca al 60 por ciento del acervo que se encuentra en las cuatro bóvedas rehabilitadas, así como la adquisición de una nueva colección, rehabilitación de pisos, sistema de aire acondicionado, material aislante termo acústico, puertas automáticas, sistema de voz y datos para cámaras de seguridad e iluminación general con múltiples combinaciones.

De acuerdo con el biólogo Javier de la Maza, quien junto a la empresa Siete Colores coordinó la renovación, el nuevo contenido es resultado de un importante esfuerzo técnico-científico.

“El eje central de este trabajo consistió en recuperar la esencia de lo que es un museo de historia natural, es decir, un museo que le platique al visitante la historia natural de nuestro planeta, así como el origen y la evolución de la vida y los ecosistemas”, indicó el biólogo Javier de la Maza, en una entrevista con la Agencia de Noticias del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)

Pese a la necesidad de renovar sus exhibiciones y transformar la forma en que el Museo de Historia Natural contó diferentes historias a lo largo de sus más de 50 años de vida, el equipo decidió conservar las piezas y exhibiciones más icónicas del recinto.

En la primera bóveda restaurada se encuentran diversos murales pintados a mano que contienen una línea del tiempo en la que se representan las eras geológicas y las líneas evolutivas.

Una de las innovaciones más claras es la instalación de claraboyas o ventanas circulares  instaladas en el piso, a través de las cuales se pueden ver fósiles. En la sala de Diversidad Biológica, hay una escultura de árbol que representa los linajes evolutivos, acompañada de un programa multimedia que se llama Deep Tree, esto permite viajar y conectar especies con sus ancestros.

La sala México Megadiverso se distribuye en dos bóvedas, en una se encuentra el laboratorio de observación de colecciones científicas y un videomuro que demuestra los procesos naturales de la selva; así como muros interactivos sobre especies en peligro de extinción. También hay espacios de proyección de lugares de difícil acceso para el hombre, como cuevas de murciélagos y dioramas de áreas protegidas con los principales ecosistemas acuáticos y terrestres.

➣ El Museo de Historia Natural se ubica en la 2a. Sección del Bosque de Chapultepec. Abierto de Martes a domingo de 10:00  am a 17:00 horas  Entrada general 26 pesos. 

 

Imprimir