Cultura

Dámaso Pérez Prado, un dramático personaje que “universalizó el mambo”

Con la puesta en escena Yo soy el rey del… rinden homenaje al compositor en el centenario de su natalicio. La obra narra la vida del músico en Cuba y México

Pérez Prado no sólo compuso mambo, sino incursionó en otros géneros, hasta la música de concierto, dice Ulises Rodríguez.

Los mitos sobre la vida del músico Dámaso Pérez Prado (Cuba, 1917- Ciudad de México, 1989) tales como su correcta fecha de nacimiento, si fue o no el creador del género mambo y por qué les pagaba tan bien a sus músicos, serán representados en la puesta en escena Yo soy el rey del mambo que se presentará los días 13, 14 y 15 de abril en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris para conmemorar los 100 años de nacimiento del compositor cubano. 

“Escribir esta obra implicó convertir a Pérez Prado en un personaje dramático, narrando su vida en Matanzas que es la ciudad en donde nació, permaneció ahí 20 años y en ese tiempo aprendió a tocar el piano, hasta su llegada a México que fue mágica”, señaló Ulises Rodríguez Febles, dramaturgo y creador de esta obra. 

El también investigador cubano comentó que una de las grandes incógnitas sobre la vida de Pérez Prado era su fecha de nacimiento. “Nació un 11 diciembre de 1917 en Matanzas, Cuba, pero todo mundo decía que había nacido en 1916, incluso, el mismo Dámaso decía ese año. No estaba claro y tuvimos que averiguar si había nacido en 1916 o 1917”.

De ese trabajo de investigación, añadió, nació el libro ¡Mambo qué rico é é é!. “Hicimos una recopilación de una serie de autores, musicólogos, muchos de ellos cubanos y de otros países, así como los escritores Gabriel García Márquez y Alejo Carpentier, quienes abundan en el mambo y en la figura de Pérez Prado”, dijo.

La premisa de esta puesta, añadió, es la tragedia de un músico que no sólo incursionó en el mambo, sino en otros ritmos, ya que hizo piezas sinfónicas, “removió todo y universalizó el mambo. En Cuba dicen que él no inventó el mambo, pero nosotros pensamos que sí. Fue una figura polémica que estuvo y aún está unida a México”.

Dámaso, indicó Rodríguez Flebes, tiene toda la complejidad y riqueza imprescindible para que los jóvenes se enamoren de él como personaje dramático, “eso trato de mostrarlo y llevarlo a la escena a través de este espectáculo mambo-drama, un concepto que sigue la estructura del mambo, sin principio ni fin, con sonoridad, con cosas infinitas”.

En palabras del dramaturgo cubano, Yo soy el rey del mambo es una obra extraña donde se recrean momentos importantes de la vida de Pérez Prado centrado en conflictos dramáticos y de amor.

La propuesta, que es coordinada por la compañía independiente mexicana Conjuro Teatro y por la Casa de la Memoria Escénica, misma que contará con música en vivo de la agrupación matancera Atenas Brass Ensamble, incluirá la interpretación de un bolero completo y un total de 30 fragmentos musicales.

“Es un proyecto trazado desde Cuba y México con la absoluta intención de conmemorar la enorme amistad y el enorme arraigo que hay entre ambas culturas”, destacó Rodríguez Flebes.

Por su parte, el actor Gerardo Trejoluna, que forma parte del elenco, destacó que con esta obra fue adentrándose a la vida de un genio musical. “Me di cuenta que hay muchas cosas en común pero, guardando las distancias, en el sentido de su libertad creativa, Pérez Prado fue un ser libre, provocador y de alguna manera, justamente algo que caracteriza mi trayectoria es eso, la libertad creativa. En ese sentido, me siento identificado con el personaje”.

Esta producción cubana-mexicana se presentará en los próximos meses en Aguascalientes, en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en espacios de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y tendrá una temporada corta durante el mes de mayo en Teatro Julio Castillo.

-Yo soy el rey del mambo se presentará el viernes 13 de abril a las 20:30 horas, sábado 14 a las 19:00 y domingo 15 de abril a las 18:00 horas, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, ubicado en Donceles 36, Centro Histórico de la CDMX.

 

Imprimir