Dan lección al Canelo; se suspende pelea vs. Golovkin | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 03 de Abril, 2018

Dan lección al Canelo; se suspende pelea vs. Golovkin

Dan lección al Canelo; se suspende pelea vs. Golovkin | La Crónica de Hoy

Algún día iba a suceder. Ante las exageraciones en las que han caído los boxeadores en fechas recientes, exigiendo que sus rivales se hagan exámenes antidoping tipo olímpico (sangre y orina), a fin de garantizar la limpieza a la hora de subir al ring, el boxeador mexicano Saúl Canelo Álvarez se ha convertido en la primera y mejor muestra de que esas exageraciones que nada tienen que ver con el boxeo, algún día iban a causar un problema mayúsculo.

En el proceso de preparación para el combate del próximo 5 de mayo, y en el que Álvarez pretendía presentarse como un boxeador absolutamente “limpio”, decidió realizarse exámenes antidoping de manera voluntaria, los cuales siguen teniendo validez oficial para la Agencia Mundial Antidopaje, por lo que al ser notificadas las autoridades de la Comisión Atlética del Estado de Nevada, éstas decidieron suspender de manera precautoria al peleador jalisciense, y lo citaron para que compareciera en una primera instancia, el próximo 10 de abril, aunque luego la audiencia fue reprogramada para el 18.

Ante la inminencia de que lejos de que Álvarez fuera absuelto, y que más bien fuera ratificada su suspensión y se dictara un plazo mayor como castigo, un mínimo de seis meses, ayer la empresa promotora de la pelea, Golden Boy Promotions, anunció que Álvarez se retiraba de la promoción de manera anticipada, sin esperar a conocer el fallo de las autoridades de Nevada, por considerar que el mexicano no tendría tiempo para terminar su preparación de manera adecuada.

Álvarez tendrá que esperar a conocer el dictamen de las autoridades, que podrían ver con buenos ojos el que se haya retirado de la contienda, a fin de que si la suspensión quedara en sólo seis meses, la pelea se celebre el fin de semana del 15 de septiembre. Álvarez es señalado por haber dado positivo a clembuterol.

A pesar de que el equipo de Óscar de la Hoya y Saúl Álvarez ha argumentado una verdad innegable, acerca del problema sanitario de la carne contaminada en México, las leyes de Nevada son claras y definitivas en el sentido de que los deportistas son responsables de las sustancias que sean encontradas en su anatomía, en forma independiente de que éstas hayan ingresado a su cuerpo de forma premeditada o accidental.

DURA EXPERIENCIA. En los últimos años, boxeadores como Manny Pacquiao, Floyd Mayweather, Juan Manuel Márquez y el propio Canelo, se involucraron en una lucha extra cuadriláteros, acusándose unos a otros de consumir sustancias prohibidas para ganar musculatura, incrementar su velocidad o verse favorecidos de alguna forma a la hora de subir al ring. Así comenzaron las exigencias de que lejos de que se practicara el tradicional examen antidoping de orina, se llevaran a cabo exámenes tipo olímpico, más sofisticados y en diferentes etapas de la preparación para sus combates.

Sin embargo, en el caso de Álvarez, llegó al extremo de someterse a análisis validados por la Asociación Voluntaria Anti Doping, que encontró resultados positivos a clembuterol en los exámenes del 17 y 20 de febrero pasados. Y aunque en posteriores mediciones, aparentemente Álvarez ya no dio positivo, el reporte ya se había generado y llegado a las autoridades internacionales de la Agencia Mundial Antidopaje.

La cancelación de la pelea supone millonarias pérdidas para todos los involucrados, desde la Corporación MGM, organizadora de la función, que había pagado una suma cercana a los 40 millones de dólares a Golden Boy Promotions por el derecho de ser sede del combate en su moderna T-Mobile Arena en Las Vegas, hasta la propia promotora y por supuesto los boxeadores involucrados.

Esta era sin duda la pelea más esperada del año, el desempate del gran combate que protagonizaron en septiembre del año pasado, que la mayoría de los aficionados vimos ganar al peleador kazajo, quien de esa forma retuvo sus títulos de peso medio del Consejo Mundial, la Asociación Mundial y la Organización Mundial de Boxeo.

De acuerdo con Eric Gómez, el presidente de Golden Boy Promotions, “es extremadamente poco posible que esto se resuelva de forma favorable, por lo que tendremos que cancelar la pelea”.

Esta es la primera vez que el Canelo enfrenta una situación así, lo cual habitualmente provocaría una suspensión de un año, aunque la Comisión tiene el poder de reducir esa sanción a seis meses. En caso de que la suspensión sea reducida, tendría que entrar en vigor a partir del día en que fue suspendido de forma provisoria, el 17 de febrero, por lo que a partir del 18 de agosto estaría en condiciones de volver a pelear, y aspirar en todo caso a volver a encarar a Golovkin el fin de semana del 15 de septiembre.

Imprimir