CDMX. Ni lo digas, Mikel Arriola - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 04 de Abril, 2018
CDMX. Ni lo digas, Mikel Arriola | La Crónica de Hoy

CDMX. Ni lo digas, Mikel Arriola

Juan Manuel Asai

La Ciudad de México se deteriora. Es hostil y disfuncional. La calidad de los servicios públicos se estancó. La movilidad es una calamidad bíblica. Los tiempos de traslado dentro de la ciudad son los más prolongados del hemisferio. El añejo problema de la falta de agua no encuentra vías de solución. La padecen hoy ciudadanos como la padecieron antes sus padres y abuelos. Hay zonas de la ciudad, como las delegaciones Xochimilco y Tláhuac, que han sido abandonadas por las autoridades del gobierno central.

La policía capitalina está bajo sospecha. Es complaciente, hasta la complicidad, con los narcomenudistas. El narcomenudeo es la bestia negra de la Ciudad porque está creando, lo hace en estos momentos, una masa delincuencial que no sólo se dedica a la venta de droga sino a una amplia variedad de delitos que lastiman a los ciudadanos. Me refiero a delitos como el robo a transeúnte, asalto al transporte público, robo a casas habitación, clonación de tarjetas y, ya en varios espacios, cobro de derecho de piso e incluso el secuestro, que tanto lastima el tejido social.

Los ciudadanos padecen este deterioro de la calidad de vida en la ciudad. Hay miedo, desconfianza y molestia. Por esta razón están dispuestos a escuchar propuestas que no vengan de PRD o de Morena que en su lucha fratricida han convertido a la ciudad en un campo de batalla. Los pleitos familiares son, como se sabe, los más despiadados. Ambos partidos quedaron tocados por los sismos, ya que mostraron sus limitaciones y corruptelas.

A la ciudad le urge un principio de orden, como el que propone Mikel Arriola. El pelotari, exdirector general del IMSS, ha resultado un candidato incansable, audaz, determinado. Como estrategia política Arriola adoptó posiciones conservadoras, pues ese flanco, el del centro hacia la derecha del espectro ideológico, está desatendido por los políticos chilangos. Por eso su insistencia en que la familia es primero, su posición en contra del derecho a decidir y en contra del matrimonio igualitario que le han generado simpatías entre sectores conservadores, pero también rechazo contundente de otros grupos que lo ven como émulo de Torquemada en el Siglo XXI. Sobra decir que ninguna mujer progresista de la ciudad votará por él.

Es válido que Mikel tenga una agenda conservadora. No obstante, ha dicho en días recientes algunos disparates que no se pueden dejar pasar. Va un ejemplo: Recurrir al Ejército para combatir el narcomenudeo en la CDMX es una barbaridad que Arriola debería corregir lo antes posible. Lo primero es que entre las atribuciones del Jefe de Gobierno, en el caso de que triunfe, no está movilizar al Ejército. Además, la decisión va en sentido contrario de la aspiración nacional de que el personal de las Fuerzas Armadas regrese a los cuarteles lo antes posible. El Ejército no sirve para combatir el narcomenudeo, no está entrenado para ello, no está en sus funciones. El narcomenudeo opera con una lógica en la que soldados y marinos no tienen cabida.

¿Qué se puede hacer para mejor la seguridad sin meter a las Fuerzas Armadas? Muchas cosas. Capacitar a la policía, darle un mejor entrenamiento, dotarla de mejores armas, sueldos justos y limpiarla de mandos corruptos. Se requiere implementar una estrategia para ordenar el transporte público. Son necesarias miles de cámaras de seguridad más y gente que les sepa sacar provecho. Urge mejorar la iluminación. Es necesario clausurar los antros en los que se consumen drogas. Arrinconar a los narcos que se han vuelto cínicos.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios