“Voluntad popular”, riesgo democrático

Sergio González

En entregas previas le he contado sobre las advertencias que los investigadores Yascha Mounk y Roberto Stefan Foa ofrecen respecto de la denominada “desconsolidación democrática”, publicadas en coautoría a finales de 2016 y principios de 2017 en la revista Journal of Democracy de la Universidad de Harvard.

En esa misma línea argumental, Mounk publicó hace unos días en Estados Unidos un libro intitulado El pueblo contra la democracia: por qué nuestra libertad está en peligro y cómo salvarla, en el que plantea, en resumen, que en la coyuntura actual de hartazgo social con los pobres resultados de los regímenes democráticos, existe una peligrosa guerra entre dos componentes fundamentales de la democracia liberal: derechos humanos vs voluntad popular, y que esta lucha pone en riesgo la viabilidad política de la democracia misma.

Afirma también que en ese combate axiológico la opción populista autoritaria va ganando terreno en todo el mundo, aprovechando el desencanto ciudadano, desde América hasta Europa y de Asia a Oceanía. Señala que el triunfo de Trump no es un evento aislado; que tanto en Rusia como en Turquía, sus presidentes son hombres fuertes que lograron transformar sus débiles democracias en “dictaduras electorales”; en tanto que en Polonia y Hungría, sus líderes están usando la misma fórmula para destruir la prensa libre, minar las instituciones independientes y amordazar a la oposición, tal como sucede en Venezuela.

Aduce que en Austria un candidato de la extrema derecha casi gana la Presidencia; que en Francia el sistema político está mutando de tal manera que los extremismos de derecha y de izquierda ven crecer sus posibilidades electorales; que en España y Grecia, sus sistemas políticos se están desintegrando a gran velocidad, e inclusive en democracias consideradas consolidadas y progresistas como Suecia, Alemania y los Países Bajos, los extremistas están celebrando avances sin precedentes.

Afirma también que es imposible negar que estamos en un “momento populista”, pero que la pregunta fundamental es si no estaremos accediendo a una “era populista”, que podría poner en duda la supervivencia misma de la democracia liberal, frente a la cual no había existido una alternativa coherente... hasta ahora.

La admonición no es menor; encarna una nueva incertidumbre para todas las democracias modernas en las que la opción populista hoy parece políticamente viable y que se sustenta en datos como éste, producto de la investigación social del autor: que tan sólo hace 25 años, la mayoría de los ciudadanos estaban orgullosos de vivir en democracia y rechazaban firmemente las alternativas autoritarias. Ahora, muchos son franca y crecientemente hostiles hacia este régimen político.

Va uno más: informa que hace 25 años las oposiciones políticas compartían el respeto por los principios y normas de la democracia. Ahora, los candidatos que violan las reglas más básicas del juego electoral han obtenido gran poder e influencia.

El libro da para mucho más, pues no sólo ofrece el diagnóstico de la crisis; también propone medidas de salida de la zona de riesgo. Hay que leerlo en esta época de campañas. Profundizaré en entregas posteriores.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios