Mundo

Hija del exespía ruso califica su envenenamiento como un “episodio algo confuso”

Yulia Skripal.

La hija del exespía ruso Serguéi Skripal, Yulia, envenenada junto a su padre el pasado 4 de marzo en Salisbury, en el Reino Unido, emitió ayer un comunicado en el que asegura que su fuerza “crece cada día” y pide “respeto” a su privacidad y a la de su familia durante el periodo de convalecencia y con el caso. La Policía Metropolitana de Londres publicó este texto en el que Yulia, de 33 años, relata que despertó “hace una semana” y expresa su “agradecimiento” por el interés mostrado por la gente y por todos “los mensajes de buena voluntad” que ha recibido.

RECUPERACIÓN. La hija del exespía, condenado por Rusia por alta traición, dijo tener “mucha gente a la que agradecer” su recuperación e hizo una “mención especial” a “las personas de Salisbury” que les ayudaron cuando se encontraban “incapacitados”.

“Además, quiero agradecer a todo el personal del Salisbury District Hospital por su cuidado y profesionalidad”, manifestó.

Yulia calificó “todo el episodio” como “algo confuso” y deseó que se “respete” su privacidad y la de su familia “durante el periodo de convalecencia”.

FAMILIA. Una prima de la joven, Viktoria Skripal, dijo ayer que había hablado por teléfono con Yulia y que se encontraba “bien”. “Hemos hablado. Yulia dijo que estaba bien”, señaló Viktoria en unas declaraciones a la agencia rusa Interfax.

La mujer agregó que la conversación tuvo lugar por iniciativa de la víctima un día después de que Viktoria denunciara en los medios la falta de comunicación con su prima.

INTELIGENCIA. Por otra parte, el periódico británico The Times, informó ayer que los servicios secretos británicos creen haber localizado el laboratorio ruso que fabricó el agente nervioso.

El gobierno y los servicios de seguridad del Reino Unido pudieron identificar la fuente de este agente, del tipo Novichok, de elaboración rusa, días después del ataque de acuerdo con fuentes de inteligencia, agregó el rotativo.

Según el diario, el Reino Unido sabía incluso de la existencia de ese lugar antes del ataque, que ha provocado una crisis diplomática entre Londres y Moscú con la expulsión de diplomáticos de los dos países

Imprimir