Academia

El proyecto de Ley de Biodiversidad tiene huecos en propiedad de recursos genéticos

El Cemda señala ventajas y desventajas de la minuta que está en la Cámara de Diputados. Los territorios de pueblos indígenas, un concepto no definido, añade

El proyecto de Ley de Biodiversidad no define cuáles serán los recursos genéticos regulados por los artículos15, 16 y 19 del CDB.

En la minuta para crear una nueva Ley General de Biodiversidad, que ayer nuevamente quedó en suspenso en la Cámara de Diputados, existen huecos graves porque no se precisa a qué se refieren los artículos 15, 16 y 19 que se refieren a la posibilidad de registrar como propiedad algunos recursos genéticos. Así lo señala un análisis del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), órgano civil de análisis del cuidado del medio ambiente desde el punto de vista jurídico.

En un documento de análisis, de once páginas, el Cemda señala las ventajas y desventajas de la iniciativa que ya fue aprobada en el Senado de la República y que, dentro de la Cámara de Diputados, impulsan los legisladores del PRI y Partido Verde.

Entre otras cosas, el proyecto de Ley busca fusionar todas las legislaciones dispersas en materia de biodiversidad en varias normas y leyes. La iniciativa no fue presentada este jueves ante el pleno de la Cámara de Diputados porque en la comisión no ha sido aprobada por no juntarse la mitad de los integrantes de la Comisión, que es quórum requerido para sesionar y votar.

UN SOLO ORDENAMIENTO. La iniciativa para crear una Ley General de Biodiversidad integraría en un solo documento todas las disposiciones legales que tengan que ver con la protección a la diversidad biológica presente en el país. Por esto, en caso de ser aprobada, la nueva Ley General abrogaría o dejaría sin vigor la Ley General de Vida Silvestre, así como el Título Segundo de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental. Le idea es que todo quede en una sola Ley de 237 artículos que contiene obligaciones para los gobiernos federal, estatal y municipal.

Del análisis que hace el Cemda de la iniciativa se desprende que, aunque es muy positivo que la nueva Ley busque incorporar a la legislación mexicana algunos compromisos y principios que  están en el Protocolo de Nagoya, que trata sobre acceso y participación justa a los recursos genéticos hay fallas en la redacción que pueden provocar problemas, por ejemplo:

1) Ley debe garantizar en todo momento la protección en la esfera de la transferencia, manipulación y utilización seguras de organismos y, precisamente por esto, “No debe quedar supeditado a un concepto subjetivo y sin definición como “nivel adecuado de protección” —que es como viene redactada la iniciativa— pues deja en estado de indefensión al gobernado y no brinda ningún tipo de certeza jurídica”.

2) Además de se utiliza la palabra “posibilidad”, cuando se habla de canalizar beneficios derivados de la utilización de recursos genéticos hacia la conservación de la biodiversidad biológica y la utilización sostenible de los elementos que la componen. El Cemda señala que la palabra no debería ser posibilidad sino “obligación”, pues quien obtiene beneficios derivados de los recursos genéticos debería ayudar a la conservación de la biodiversidad.

3) El Cemda también recomienda que en la redacción de la Ley que se busca aprobar se cuente con disposiciones claras que permitan hacer operativa la participación efectiva de los pueblos indígenas.

4) También se señala que no se ha definido con claridad, en la propuesta de Ley cuáles serán  los recursos genéticos son regulados por art. 15, 16 y 19 del CDB y cuál es su régimen de propiedad.. Se requiere, además, tener una definición clara de beneficios monetarios y no monetarios (Anexo I Protocolo de Nagoya), además de señalar cuáles son los mecanismos y procedimientos para distribuir beneficios.

Entre otros señalamientos, el Cemda también aclara que los territorios ancestrales de los pueblos indígenas son un concepto muy amplio que no quedó bien definido en la iniciativa de Ley pues aunque se introduce un concepto novedoso, llamado demarcaciones geográficas bioculturales, el concepto de territorios ancestrales es mucho más amplio y habría que definirlo con las propias comunidades indígenas.

Imprimir