El maravilloso y estruendoso espectáculo de The Killers | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 06 de Abril, 2018

El maravilloso y estruendoso espectáculo de The Killers

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Después de ofrecer un show único en el Foro Sol hace 5 años, y en el cual muchos de sus seguidores se quedaron con ganas de mucho más, The Killers regresó a la ciudad de México, la noche del jueves 5 de abril, en medio de una tormenta, que podría considerarse un curioso homenaje a Battle Born (2012), uno de los discos más destacados de su carrera.

Los estadunidenses liderados por Brandon Flowers, visitaron el país en 2016 como parte de los headliners del festival Corona Capital, sin embargo, la presentación del jueves fue algo que sus seguidores recibieron con más emoción y expectativa, porque habían pasado cinco años desde que la banda lanzó su más reciente disco.

Antes de la llegada de la banda originaria de Las Vegas, fue la cantante francesa St. Vincent la que comenzó a hacer vibrar el escenario. Sin embargo, en punto de las 21:25 horas, cinco minutos antes de la hora pactada, cuando las luces del inmueble se apagaron, un triángulo de luces se encendió en medio del escenario, alusivo a la imagen de su nuevo álbum, mientras los músicos agradecían los aplausos y gritos de los presentes, en medio de un escenario de luces que proyectaban los celulares que querían documentar el momento exacto de su ascenso al escenario.

Fue “Wonderful Wonderful”, el tema que le da título a su nuevo disco, el encargado de inaugurar la velada. El escenario se iluminó por completo y la silueta de Brandon Flowers se dejó ver en el escenario mientras la guitarra de Dave Deuning marcaba el ritmo del tema con acordes estruendosos, que para fines artísticos del disco, resulta el tema más incomprendido del compilado.

Al tema siguiente ya no sólo bailaba la silueta de Flowers sino la de miles de almas que acogieron bien “The man”, el primer sencillo de su nuevo material, que también hace recordar al estilo de los Bee Gees, mientras una figura de vaquero en luces de neón bailaba en el escenario. Al terminar llegaron las palabras de bienvenida: “Buenas noches México, ¿están listos para un espectáculo maravilloso?”, dijo el vocalista en medio de la euforia de sus fanáticos que gritaban desde todos los rincones del Foro Sol.

Pero al terminar la presentación de los temas nuevos, llegó uno de los momentos cumbre. Se escuchó “Somebody told me”, uno de su aclamado álbum Hot Fuss (2004), con el que, a principios del milenio, algunos críticos pensaron que renovaría al rock: describió su sonido como una mezcla entre los estilos de la música pop británica y el emergente indie rock moderno. El tema causó una euforia descontrolada que no se detuvo, debido a que continuaron con “Spaceman”, su oda a la tragedia del hombre, que pertenece a su álbum Day & Age (2008), que causó tales gritos en el público, que no faltó a quien se le quebraba la voz de la emoción; al tiempo que Flowers deleitaba con su carisma entre guiños, baile y paseos de lado a lado del escenario.

Cuando Flowers comenzó a cantar “Miss atomic bomb”, también del material Battle Born, y casi enseguida, con un llamativo juego de luces láser dio paso a “Human”. A continuación el tono cambió con la balada “Rut” que dejó una postal memorable con miles de luces iluminando el escenario y a ella siguió otra como “A Dustland Fairytale”, ya con una bandera mexicana en el escenario.

Durante la velada también sonaron “Runaways” y “Read my mind”, y hasta el cierre de esta edición aún se esperaba que interpretaran “Mr. Brightside”.

Probablemente aún falte un trabajo discográfico que vuelva a tener el nivel de sus primeros álbumes, pero lo cierto es que Brandon Flowers y Dave Keuning, ya no son aquellos muchachos que cantaban en el Café Espresso Roma, en Las Vegas, junto a Stoermer en el bajo y guitarra rítmica, y Ronnie Vannucci Jr. en la batería; ahora dominan como pocos, los grandes escenarios.

Imprimir