Cultura

La danza butoh me dio el coraje para hacer las cosas: Tadashi Endo

El coreógrafo estrena en México su obra Maboroshi, una exploración de lo que sucede tras la muerte. Ofrecerá taller en el Centro de las Artes de San Agustín, Oaxaca

Tadashi Endo dará materialidad al alma a través de Maboroshi, coreografía en la que el artista trabaja desde hace cuatro años con la intención de explorar lo que sucede después de la muerte y con los restos invisibles que deja el ser humano.

En encuentro con los medios, el coreógrafo japonés explicó que “maboroshi” es una palabra japonesa difícil de traducir, por lo que entre sus acepciones se encuentran “alma”, “fantasma” o “atmósfera”, que se caracterizan por ser invisibles:

“No podemos ver ni a los fantasmas ni al alma ni a la atmósfera, pero todos sabemos que existen. En la danza es posible ver el cuerpo, observarlo y seguir el movimiento, a mí no me interesa mostrar el movimiento, sino dar visibilidad a lo invisible, que es el alma”.

Desde algunas posturas, el alma es aquello inmaterial e invisible que el humano deja al fallecer, y la muerte es uno de los temas recurrentes en las creaciones del especialista en danza butoh, situación que reconoce:

“Todas mis danzas versan sobre lo mismo, lo único que hago es cambiar los títulos, además de la muerte, hay otros temas como el amor, la vida o la metamorfosis, lo que cambia es el trato que hago de los temas, en cada caso es diferente porque estoy envejeciendo, mi cuerpo y la audiencia cambian”.

El artista comentó que sus interpretaciones son un constante reto, pues nunca sabe lo que sucederá, además desconoce si la danza butoh le ha servido para incursionar en otras disciplinas como la actuación.

“Lo que el butoh me ha dado es el coraje para hacer las cosas. No tengo el cuerpo convencional de bailarín, aunque sí soy original. El coraje es el mismo que uso en el cine u ópera, no me interesa ser mejor, sino compartir lo que hago. Bailar butoh es ir contra este tiempo, contra la velocidad actual porque todo cambia demasiado rápido, sumergidos en la moda, la velocidad, la vida del ser humano ha cambiado de forma drástica, pero el butoh va contra eso”.

Para sus ejecuciones, el coreógrafo se cuestiona cómo realizar algún acto, por lo que también toma en cuenta las reacciones del público, como el llanto y las expresiones faciales, pues él no creó su cuerpo.

“A mi cuerpo lo respeto y lo que hago es escucharlo, me interesa el momento en el que la audiencia no puede explicar lo que vieron. No me interesan los aplausos inmediatos cuando termino una pieza, sino ver que están inmersos en una especie de trance, que recuerden su vida, sus pérdidas, por ejemplo”.

Tadashi Endo está en México para estrenar Maboroshi y para dar un taller en el Centro de las Artes de San Agustín, en Oaxaca, y luego regresar a Alemania, país donde radica y donde recientemente actuó en una película.

Su participación en cine lo dejó sorprendido por la cantidad de gente que requiere dicho arte, pero sus papeles actorales también se verán reflejados cuando en septiembre estrene Tristán e Isolda, ópera en la que dará vida a un bailarín de danza butoh.

Al reflexionar sobre su futuro y la danza butoh, Tadashi Endo declaró que gracias a dicho arte pudo vencer a la inseguridad; sin embargo, se habla de esa danza sin conocerse el significado. “Bailaré hasta mi muerte, la danza butoh es lo que hizo Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata (fundadores de dicha técnica)”.

➣ La coreografía Maboroshi, de Tadashi Endo, será estrenada en el Teatro de la Danza, del Centro Cultural del Bosque, el 9 y 10 de abril, a las 20:00 horas.

 

Imprimir