Bienvenidos los foros de debate. La Coparmex y las elecciones - Carlos Matute González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 07 de Abril, 2018
Bienvenidos los foros de debate. La Coparmex y las elecciones | La Crónica de Hoy

Bienvenidos los foros de debate. La Coparmex y las elecciones

Carlos Matute González

En un manifiesto a México, publicado el martes 3 de abril, la Coparmex —que es un sindicato de patrones—, llama a los partidos, candidatos y autoridades, a que se comprometan a no regresar “a un pasado autoritario, centralizado y clientelar que ha propiciado pobreza, inequidad, desigualdad, ilegalidad, corrupción, privilegios, inseguridad…” (http//coparmex.org.mx).

Entre las demandas destacables está la conformación de un “Consejo Fiscal Independiente, adscrito al Congreso de la Unión, que vigile la sostenibilidad fiscal… y recomendar en materia de ingreso, gasto y deuda públicos”, es decir, un órgano paralelo a la representación política para que sus intereses —los patronales—
tengan­ a su disposición una caja de resonancia.

Esto llama la atención, si consideramos que una de las quejas de este sector contra el gobierno saliente es que la reforma fiscal aumentó la recaudación en más o menos un tres por ciento del PIB. El gobierno obtuvo más en perjuicio de la sociedad.

Dicho incremento, hay que señalarlo, es producto de una mejor fiscalización a través de tecnologías de la información y comunicación, a la factura electrónica, la detección de empresas fantasmas y el impulso a la formalización de la economía que cerró espacios a la evasión. En este sexenio no hubo aumento significativo de tasas impositivas.

¿Qué pretenden los patrones con esta demanda de instauración del Consejo independiente? Sencillo, una política tributaria más adecuada para sus intereses, en la que “yo pago lo que quiero” es el ideal. Lo cierto es que el combate efectivo a la evasión fiscal ya ejerce demasiada presión a los negocios en México, sobre todo en aquellos que obtenían sus ganancias aprovechando los vacíos legales o los espacios opacos y no accesibles a la fiscalización. En ese sentido, no extraña que algunos quisieran que se aflojaran los controles tributarios.

A cualquier empresa cumplida con el pago de sus impuestos le enoja saber que el competidor tiene ventajas porque evade al fisco sin castigo alguno. Eso debe disminuir. Hay que aumentar la base de contribuyentes y no es aceptable reducirla o perder el terreno ganado en los últimos años, alegando que debe haber una vigilancia “independiente” de la política fiscal.

¿Cuál es la propuesta de los candidatos a la presidencia en materia de ingreso y gasto públicos? ¿Reducción de tasas impositivas? ¿Mejora en la administración tributaria? ¿Gasto focalizado más efectivo y orientado a resultados? ¿No moverle y financiarse el gasto con deuda? ¿Tomar el ahorro de los trabajadores depositado en las AFJP (las afores argentinas) para gasto social como sucedió en Cristina Kirchner en 2008? 

Ésos son los cuestionamientos que el votante debe exigir que se respondan durante el foro convocado por la Coparmex, en la que todos los candidatos aceptaron participar. La crítica fácil y generalizada, la práctica de la promesa ligera que halague el oído del elector y la ambigüedad que otorgue el beneficio de la duda es la estrategia previsible. ¿Quién se atreverá a mostrar las crudas cifras presupuestales y el poco margen de maniobra financiera? ¿Quién insistirá en políticas de gasto asistencialistas y clientelares?

Hay que seguir el debate en este tipo de encuentros con sectores específicos. Hay que conocer el posicionamiento con respecto a ese Consejo Fiscal Independiente. ¿Aceptan, rechazan o matizan? El debate sobre el destino de los recursos públicos siempre arroja luces sobre la posición de un candidato. ¿Qué propuesta traerán en relación con las tasas impositivas competitivas a nivel global?

La respuesta trillada de aumentar las tasas de tributación sobre el ingreso y el trabajo no son viables. Eso sólo es cargarle la mano a los que siempre pagan. La propuesta de que no habrá más impuestos, ni más deuda y sí más gasto es un vil engaño. Bajar la guardia en el discurso a favor de continuar con el combate a la evasión fiscal por el temor a que los beneficiarios de la economía informal voten por el contrincante es comprometer el futuro del país. Ceder ante la propuesta de un órgano independiente de la representación política y los mecanismos institucionales para controlar la política fiscal es una claudicación de la voluntad mayoritaria que pretenden asumir; pero para saber esto y otras cosas más están los foros. Bienvenidos.

 


Profesor de posgrado del INAP
cmatutegonzalez@yahoo.com.mx
carlos@carlosmatute.mx
Facebook.com/cmatutegonzalez
Twitter @cmatutegonzalez
www.carlosmatute.mx

Imprimir

Comentarios