Espectáculos

Kylie Minogue y su desahogo al estilo country

Cuando semanas atrás la cantante australiana Kylie Minogue dio a conocer el sencillo “Dancing”, fue que se supo verdaderamente cuanto impactó en ella el viaje que hizo a Nashville, Tenesse, donde se adentró en el sonido country. Ella misma describía al sonido de su nuevo tema como si “Dolly Parton estuviera en una pista de baile”.

Este fin de semana se dio a conocer el material completo. Bajo el nombre de Golden, el primero de estudio en cuatro años y el decimocuarto de su historial, la cantante comienza una nueva faceta en su carrera en la que se da licencia de experimentar sonidos, más allá del lazo que tenía con la disquera Parlophone, con quien terminó contrato al lanzar su álbum navideño Kylie Christmas: Snow Queen Edition.

Ahora bajo el sello de Darenote Limited y BMG, la nacida en Melbourne, Australia, el 28 de mayo de 1968, pero residente en Londres, en el barrio de Chelsea, ha decidido a sus 49 años utilizar su mote de diva del pop para sacudir su creatividad de la mano de compositores clave de Nashville, con quien coescribió cada canción, como el británico Steve McEwan (cuyos créditos incluyen éxitos country para Keith Urban, Kenny Chesney y Carrie Underwood), y la otra fue Amy Wadge, otra británica (conocida por su trabajo con Ed Sheeran y James Blunt).

La cantante también tuvo como principal cómplice al productor africano-alemán Sky Adams, con quien hizo una lista de colaboradores, que incluyen a músicos como Jesse Frasure, Eg White, Jon Green, Biff Stannard, Samuel Dixon, Danny Shah y Lindsay Rimes, así como el dueto que tiene con el cantante inglés Jack Savoretti.

Si bien es cierto que el material podría ser tema de objeción de los puristas del género, lo cierto que el resultado no es nada desastroso.

Las letras van acordes con una mujer que cumple 50 años este año: reflexión, arrepentimiento, amores que terminan mal, esperanza y anhe­los.

Ella experimentó un ataque de nervios después de separarse de su prometido infiel en 2016, y por una vez, esa devastación emocional penetra en la música. “Si me vuelven a lastimar, necesitaré una vida para reparar”, canta, mostrando una sensibilidad vocal inusual mientras transmite deseo, deses­peración y cinismo en unas pocas líneas.

El álbum se empezó a grabar primero en Londres y Los Ángeles y se remató en su mayor parte en Nashville.­­ Además podría describirse como uno de los discos más personales en la carrera de la intérprete, ya desde el tema de apertura “Dancing”, lanza estrofas que hablan sobre la mortalidad que hacen recordar como sobrevivió al cáncer, en la que termina con la frase “cuando me vaya, me quiero ir bailando”.

“Stop Me From Falling” es el segundo single que se extrae del decimocuarto álbum de estudio; fue estrenado en la Radio 2 de la BBC el viernes 9 de marzo en el programa de Chris Evans. Instantes después apareció disponible en formato digital en las principales plataformas musicales.

En este tema habla sobre no volver a repetir los mismos errores, con un videoclip dirigido por el cineasta francés Colin Solal Cardo y en el podemos ver a una alegre Kylie bailando detrás del escenario antes de su show, mientras está preparándose para tocar con su banda, con imágenes exclusivas del show de Café de la Danse Paris, como parte de una serie de presentaciones especiales con entradas totalmente agotadas en Europa.

En otros temas como “Radio on”, habla sobre salir adelante tras una ruptura, “bajaré las ventas y te borraré”; “Live a Little” y “Sincerely Yours” son canciones pop puras que fácilmente pudieron aparecer en los otros discos de Minogue. Al final, uno puede concluir que Golden puede carecer de sofisticación, pero la credibilidad emocional de Kylie es sorprendente.

Imprimir