Legitimidad de los gobiernos de gabinete - Isidro H. Cisneros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 09 de Abril, 2018
Legitimidad de los gobiernos de gabinete | La Crónica de Hoy

Legitimidad de los gobiernos de gabinete

Isidro H. Cisneros

Extraviadas como se encuentran, las campañas electorales aún no logran motivar a la ciudadanía para un debate serio sobre los grandes problemas nacionales. Uno de los cuales, sin duda muy relevante, es la escasa funcionalidad del gobierno, lo que incrementa los reclamos ciudadanos para impulsar una democracia de calidad en México. La ineficacia política se refiere a la incapacidad de un régimen para encontrar soluciones a problemas básicos a los que se enfrenta todo gobierno, mientras que la ineficiencia política no se juzga por los actos de un gobierno concreto sino por la suma de sus actos u omisiones a lo largo de un periodo prolongado. En ambos casos, la legitimidad —definida como la creencia social de que los arreglos institucionales existentes son los mejores— se ve gravemente afectada. La pregunta que se impone entonces, es: ¿cómo salir de este problema?

Una respuesta la ofrece aquella propuesta electoral de un cambio radical del régimen político. La tesis de un gobierno de coalición articulado en torno a un gobierno de gabinete es una buena idea para reducir la excesiva centralización en las funciones del Poder Ejecutivo que produjo el régimen político que se configuró en sus aspectos medulares durante la segunda mitad del siglo XX en nuestro país, y que se caracteriza por una estructura fuertemente dominada por la figura presidencial. Se trataría de un cambio a través de un proceso orientado a desarrollar, confirmar y consolidar un régimen político por medio de la instauración de nuevas instituciones y prácticas democráticas. El politólogo Giovanni Sartori considera que el gobierno de gabinete plantea la colegialidad en la toma de decisiones, por lo que asume un significado político sustrayendo al gobierno su característica esencial de brazo administrativo del presidente.

Un aspecto relevante del gobierno de gabinete es su estructura interna, donde el titular del ejecutivo, el jefe de gabinete y los ministros se colocan en un mismo plano respecto a la fuente de legitimación. El gobierno de gabinete ejerce mejores controles sobre la administración y representa un frente común que reafirma el principio de la responsabilidad colectiva. En el plano jurídico-constitucional la legitimidad democrática del gobierno colegiado se traduce en una serie de normas que se refieren a su origen, selección, permanencia en el cargo y responsabilidad política. Además, se desarrolla un vínculo con la esfera parlamentaria, de modo tal que el gobierno de gabinete llega a identificarse con una determinada mayoría. De esta forma, obtiene del legislativo una parte consistente de su legitimación política.

El gobierno de gabinete representa una función de coordinación ejecutiva dictada por las exigencias de eficacia y efectividad del órgano colegiado. La historia de nuestro tiempo muestra que allí donde los ciudadanos son considerados súbditos, sin voz ni voto, en los temas relevantes de la conducción institucional, aparece la ingobernabilidad como expresión del malestar social. En este sentido, una nueva intervención política fundada en la responsabilidad del gobierno respecto de los ciudadanos puede representar el principal indicador de las transformaciones, ya que dicho proceso desencadena una serie de consecuencias en la determinación de los alcances y extensión del cambio de régimen, pero sobre todo, de su calidad democrática.

doctorisidrocisneros@gmail.com

@isidrohcisneros

agitadoresdeideas.com

Imprimir

Comentarios