Mundo

ONU lamenta “débiles condenas” ante los ataques químicos en Siria

“Después de décadas en las que pensábamos haber erradicado con éxito el uso de armas químicas y biológicas, el mundo simplemente no reacciona mientras que su empleo se está normalizando en Siria”, afirmó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, acusó hoy a la comunidad internacional de limitarse a “débiles condenas” para responder al sufrimiento humano en Siria, que ha quedado otra vez de manifiesto con un alegado ataque químico.

“Después de décadas en las que pensábamos haber erradicado con éxito el uso de armas químicas y biológicas, el mundo simplemente no reacciona mientras que su empleo se está normalizando en Siria”, afirmó Zeid en un comunicado acerca del presunto ataque químico en la ciudad de Douma, que dejó al menos 42 muertos.

Lamentó que la comunidad internacional “cierre los ojos” y no responda de manera enérgica a los ataques químicos en Siria, de los que las Naciones Unidas ha contado al menos 35 desde principios de 2013, advirtiendo que la falta de una severa reacción podría tener consecuencias nefastas durante décadas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que desde inicio de 2013 se han utilizado en Siria armas químicas en al menos 35 ocasiones, si bien este tipo de acciones han terminado relegadas al mero reproche verbal entre las partes acusadas.

El alto comisionado destacó que las respuestas del mundo a los ataques químicos en Siria han sido hasta ahora “palabras vacías, condenas débiles y un Consejo de Seguridad paralizado por el uso del veto”.

“El mundo, en particular los países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, necesita despertar ante el daño irreparable que se está cometiendo”, externó.

“Las partes en conflicto y sus aliados, incluidos los grupos extremistas, han abierto del todo la puerta al uso de estas horribles armas, en la medida en que no se ha castigado a los responsables por los crímenes anteriores”, agregó.

Activistas y socorristas denunciaron que decenas de personas murieron, la mayoría mujeres y niños, además cientos fueron afectados por un ataque químico lanzado el sábado pasado por las fuerzas sirias sobre Douma, último bastión rebelde en la región de Ghouta Oriental, en las afueras de Damasco.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ya ha comenzado a investigar el supuesto ataque con armas químicas contra Douma, en el que habrían muerto al menos 42 civiles y otros 500 habrían resultado afectados.

ijsm

Imprimir