Mundo

Israel ataca base aérea siria, entre protestas de Damasco, Teherán y Moscú

Dos cazas F-15 con el escudo de la aviación israelí.

Los gobiernos de Siria, Rusia e Irán, aliados en el bando del dictador Bachar al Asad, acusaron ayer a Israel de haber llevado a cabo un bombardeo contra una base aérea en territorio sirio controlado por el régimen, que causó 14 muertos, horas después de las denuncias de un ataque químico contra un enclave opositor.

Dos cazas israelíes F-15, de fabricación estadunidense, violaron el espacio aéreo de Líbano, tal como denunció Beirut, y desde allí lanzaran ocho misiles durante la madrugada contra el aeropuerto militar T4, en la provincia central de Homs. Fuentes del régimen sirio informaron que las defensas antiaéreas sirias respondieron interceptando cinco misiles.

Rusia condenó el ataque, que no reportó víctimas rusas. “Tres cohetes alcanzaron el sector occidental del aeródromo. No hay víctimas entre los consejeros rusos destacados en Siria”, precisó el Ministerio ruso de Defensa.

Desde Jerusalén, una portavoz militar israelí declinó hacer comentarios respecto a este asunto. Sin embargo, dos fuentes del Pentágono señalaron que el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu avisó del ataque a la Casa Blanca.

El Pentágono negó haber formado parte del ataque, pero el detallado conocimiento del mismo llevó al ministerio sirio de Exteriores a denunciar ante la ONU que el ataque de Israel no habría ocurrido “sin la luz verde de Estados Unidos”.

El gobierno iraní, que reconoció la muerte de cuatro asesores militares iraníes en el ataque, aseguró que “la invasión del régimen sionista contra Siria es una violación de la soberanía nacional de ese país y es contraria a todas las leyes y regulaciones internacionales”.

Imprimir