Cultura

“Me parece que alcancé un grado aceptable de calidad e invención”: Aceves Navarro

Tras 10 años de no exponer, Gilberto Aceves Navarro anuncia que montará exposición con 48 obras en dos sedes: en el Seminario de Cultura Mexicana y en la Galería Lourdes Sosa

El artista plástico Gilberto Aceves Navarro.

Gilberto Aceves Navarro (1931) dará a conocer 48 de sus más recientes creaciones, que conforman la exposición Cabezas Olmecas. Caricia y Materia, que marca su regreso a las galerías.

En entrevista, el pintor señala que la muestra con trabajo curatorial de Arnaldo Coen, representa un regreso luego de no dar a conocer sus obras en 10 años, que en esta ocasión surgieron cuando por casualidad se encontró con un libro sobre la cultura Olmeca, donde pudo ver una fotografía de La Venta, Tabasco.

“Las cabezas olmecas son un prodigio escultural, de arte y de síntesis. La fotografía me impresionó y decidí hacer algo con ello. Estudié la pieza y encontré relaciones geométricas, así como la economía de elementos que tienen para hacer estas cabezas grandiosas”.

Además de los principios, invirtió imaginación e investigación, a lo largo de seis meses, para crear 48 piezas que serán distribuidas en el Seminario de Cultura Mexicana y en la Galería Lourdes Sosa.

“¿Así eran los olmecas? Pues quién sabe, porque no hay restos de ellos, es una cultura que desapareció. No estoy copiándolos, trato de hacer, con sus principios, algo diferente y que corresponda. Las cabezas son limpias, con pocos planos, profundidades y relieves precisos, determinados; no son adornos”.

El pintor comenta que primero estudió antropológica e históricamente, para luego hacer casi 200 “garabatos” y finalmente las obras que se caracterizan por ser de pequeño formato, pues por salud, debía descansar.

El autor del mural Canto triste por Biafra, sostiene que la exposición bien podría tratarse de un homenaje hacia la cultura Olmeca; sin embargo, “no tengo amor a los homenajes, porque se los hacen a quien no lo merece, por ejemplo a un futbolista”.

CARRERA. Gilberto Aceves Navarro regresa a exponer luego de 10 años, conmemoración que coincide con los 60 años de trayectoria, aniversario al que llega con ganas de seguir adelante, aunque reconoce, hay dificultades.

“Me cuesta mucho trabajo porque la edad cuenta y la enfermedad también, pero hago el esfuerzo, porque me gusta mucho lo que hago, me parece que he alcanzado un grado aceptable de calidad e invención”.

El artista asegura que su estilo es un elemento en constante evolución, mientras que otros factores como la técnica dependen de lo que haga, para que “responda y corresponda”, pero ¿cómo transita de la acuarela a la escultura?

“Teniendo clara la noción de la forma y un apetito monstruoso, tengo que estar llenándome de soluciones, intentos y propuestas, no me puedo quedar sentado porque estoy enfermo, necesito trabajar, tengo una necesidad de cumplir un compromiso que me eché desde siempre con mi país y mi cultura. Los materiales distintos me alimentan de imaginación y entusiasmo”.

Con respecto a su enfermedad, indica que no es un impedimento para detener su producción artística, encuentra caminos que le permitan continuar, como reducir el tamaño de las piezas, incluso cuenta que pintó una barda ubicada en Yucatán y Medellín, casi esquina con Insurgentes (Ciudad de México).

“Fue a invitación de Gabriel Macotela. Es una pintura en contra de los asesinos, los prevaricadores, de la gente que hace daño al pueblo, es una obra importante por la violencia, ya dimos machetazo a caballo de espadas, ahí estaba lleno de grafitis, llegamos a grafitear los grafitis”.

Las seis décadas de trayectoria de Gilberto Aceves Navarro no sólo se caracterizan por creación artística, también por ser maestro de nuevas generaciones, pero, ¿cómo ve a las nuevas generaciones?

“Tengo mucha culpa de lo que hagan, por ser su maestro, por haber inventado el método de dibujo ciego”, que recuerda, surgió luego de que Mariatere Martínez tuviera la iniciativa de grabar sus clases, de donde surgió el libro ¡Cambiamos por favor!

“El propósito era que aprendieran a dibujar, no a leer. Como creador no me interesa hacer un mural que siga las reglas de lo que pedía Rivera en los murales, yo hago lo mío”.

El pintor enfatiza en la importancia de apreciar el arte pues, como decía Oscar Wilde, es importante tener una obra de arte, pues formará una necesidad de belleza, que es una necesidad del humano, “tal vez la belleza no es definible, pero es importante tenerla”.

Antes de concluir, declara que trabaja en la serie M.O.T. (Monumentos Olmecas Tropicales), y finaliza los detalles para la activación de la Fundación Gilberto Aceves Navarro, asociación civil que tendrá como misión la protección, preservación y promoción de la obra y labor docente del artista.

-La exposición Cabezas Olmecas. Caricia y Materia estará en dos sedes, el Seminario de Cultura Mexicana y la Galería Lourdes Sosa, a partir del 21 y 24 de abril, respectivamente.

 

Imprimir