Nacional

Buscan el ADN mexicano en los ombligos de recién nacidos

Los cordones umbilicales encierran la posibilidad de curar enfermedades mortíferas o padecimientos que minan notablemente el bienestar de las personas. En todo el mundo se apuesta por lograr extraer los recursos genéticos de ese tejido que vincula a madres e hijos durante la gestación. En entrevista con Crónica la Doctora Julieta Rojo Medina habla del reto de aumentando la diversidad genética de estas muestras.

Doctora Julieta Rojo Medina directora general del Banco de Cordón Umbilical del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, de la Secretaría de Salud.

El Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea; de la Secretaría de Salud y el Banco de Sangre del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS, son dos instituciones que entrelazan esfuerzos para recolectar el mayor número posible de muestras de cordón umbilical de diferentes pacientes, con el único fin de salvar vidas.

El enorme reto que enfrentan ambas instituciones es poder incrementar las muestras genéticas con las que cuentan, ante la amplia diversidad genética que existe en nuestro país, ya que hay algunas regiones en las que todavía no se logra recolectar este tipo de muestras.

Estos dos bancos de cordón umbilical, hacen “trajes a la medida”, al contar  con unidades compatibles para trasplantes a pacientes pediátricos. Se atiende sobre todo a pacientes con leucemia, padecimiento que tiene cinco categorías y comprenden alrededor de 80 enfermedades.

La doctora Julieta Rojo Medina directora general del Banco de Cordón Umbilical del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, de la Secretaría de Salud, en entrevista con Crónica, refiere que el gran reto es seguir aumentando la diversidad genética de estas muestras.

Advierte la gran diversidad genética de la población, ante la amplia mezcla de razas que se ha dado a través de la historia de nuestro país, empero, cuando nos solicitan una unidad de células madre u `onomatopéyicas´, a veces no la encontramos compatible “porque eso tiene que ver con la región en donde haya nacido el niño”.

Para afrontar este reto, abunda, el banco de cordón umbilical del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea es el más grande del país, el cual junto con el banco del Centro Médico Nacional La Raza tienen un convenio de colaboración para aumentar la cobertura de las necesidades, sobre todo de niños.

El enfoque es hacia la población pediátrica, desde recién nacidos hasta 19 años de edad con padecimientos como leucemia y linfomas, al  ser este segmento de la población quienes más responden a lo que se conoce como trasplante de médula ósea con células provenientes de sangre placentaria de cordón umbilical.

En entrevista por separado con este diario, el doctor Ángel Guerra Márquez director del Banco de Sangre del Centro Médico Nacional, La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), advierte la importancia de ampliar las muestras genéticas, porque en la actualidad con las muestras disponibles “somos capaces de encontrar unidades compatibles como para el 70 por ciento de los pacientes que requieren trasplantes, pero aún no logramos cumplir con el 30 por ciento restante”.

ARMANDO EL MAPA GENÉTICO. La doctora Rojo Medina refiere que en el norte del país hay mucha genética caucásica y europea, en el centro tenemos amerindio, en las costas de Guerrero y Veracruz la genética es de mezcla africana y en algunas ocasiones incluso se encuentran también antecedentes orientales.

En el sur-sureste se tienen poblaciones puramente indígenas que también eso es un reto las etnias puras o las mezclas que pueden ser amerindio con africano “e incluso en este caso, hay muchas mezclas puede resultar amerindio, africano o caucásico, esos son los patrones que hemos registrado”.

Para lograr tener estas muestras genéticas, se está promoviendo en los estados que hagan favor de donar la sangre placentaria de cordón umbilical de diferentes estados para tener esa diversidad genética, y para ello, damos pláticas informativas a todas las mujeres embarazadas y estén dispuestas a donar este cordón umbilical.

“Si en algunas ocasiones no encontramos las unidades compatibles, tenemos el convenio con el IMSS y eso nos ayuda, y cuando ellos no encuentran nosotros se las otorgamos, pero creo que podríamos tener mayor cobertura si tuviéramos más unidades que vengan de otros estados y en eso estamos trabajando y haciendo convenios”, resalta.

SALVANDO VIDAS. A su vez, el doctor Guerra Márquez, precisa que cuando un paciente es candidato a trasplante, su mejor opción es tener un familiar compatible, pero sólo del 20 ó 25 por ciento de estos pacientes tienen un donante familiar compatible, y el restante 75 y 80 por ciento no tienen ese familiar donante “ahí es donde entramos nosotros, y trabajamos para brindarles a esos pacientes una oportunidad de tratamiento.

“Sin este banco esos pacientes ya no tendrían más opciones de tratamiento, por lo que funcionamos como una especie de ´trajes a la medida´ para cada paciente. Buscamos la unidad y se hacen las pruebas de histocompatibilidad, pero desafortunadamente no siempre encontramos lo que requieren todos.

Precisa además, que las tres cuartas partes de las ocasiones que el banco a su cargo ha entregado unidades para trasplante, “ha sido para pacientes con leucemia, que tiene cinco categorías y comprenden alrededor de 80 enfermedades, para las cuales está plenamente demostrado que sí funciona el trasplante con células de cordón umbilical para el caso de: neoplasias, leucemias agudas, leucemia linfoblástica aguda, leucemia mieloma aguda, las inmunodeficiencias, que son pacientes que nacen con un defecto en su sistema inmunológico y los hace no competentes en la respuesta inmunológica.

También está la aplasia medular hereditaria o adquirida y en estos pacientes su médula ósea deja de producir todos los elementos que la sangre requiere, las hemoglobinopatías, que es un defecto de tipo hereditario de tipo genético en el cual, la molécula de la hemoglobina qué es la encargada del transporte del oxígeno a los glóbulos rojos es defectuosa y los pacientes tienen problemas múltiples esto también es muy común en México pero también estos casos son tratables con trasplante.

EN BUSCA DE MÁS GENES. El doctor Ángel Guerra Márquez precisa que les faltan genes de la población del norte del país, por lo cual hace un par de años comenzaron a recolectar muestras en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) número 23, de Monterrey, Nuevo León, la cual está brindando la representación genética de la población de aquella región del país, “y con esto estamos tratando de incrementar nuestros porcentajes de respuesta”.

El siguiente paso, resalta, es abrir un centro de recolección en Mérida para lo cual en días pasados, señala, tuvo una reunión para comenzar a sentar las bases y echarlo andar este proyecto antes de que termine el año.

“Una de las grandes ventajas es que la Ciudad de México es un crisol étnico y eso nos ha ayudado mucho porque hay gente de todos los estados de la República en esta gran metrópoli, lo cual nos ha permitido tener una buena diversidad genética, y lo que nos falta lo estamos buscando norte y sur del país”.

MUESTRAS DE PRIMERA CALIDAD. A su vez, la doctora Julieta Rojo Medina enfatiza los altos estándares de calidad en la recolección de estas muestras, porque no todas las mujeres embarazadas pueden donar. Deben cumplir con una serie de requisitos como tener de 18 a 40 años al menos 34 semanas de embarazo Al momento de nacer el bebé no deben tener antecedentes de enfermedades infecciosas o congénitas como: hepatitis, sífilis o VIH, no se hayan realizado tatuajes o piercings o perforaciones en el último año, ni hayan sido transfundidas, que haber tenido aumento de presión arterial, eclampsia o preeclampsia, no ser diabéticas no haber tenido amenazas de aborto, no haber utilizado hormonas para poderse embarazar, ni haber tenido prácticas sexuales de riesgo o usado drogas de algún tipo, ni presentar anemia durante el embarazo y no presentar enfermedades de la tiroides.

“Como vemos los requisitos son muchos, porque justamente buscamos que el binomio madre y bebé estén completamente sanos en el momento en que se va a hacer la recolección del cordón umbilical”, lo cual permite  tener muestras 100 por ciento sanas, para los futuros receptores.

Una vez que se obtiene la muestra, relata el doctor Ángel Guerra Márquez inicia una serie de estudios qué es la búsqueda de marcadores silenciosos para encontrar hepatitis B, C, VIH, enfermedades de Bruselas, Chagas y sífilis si todo esto es negativo se hacen pruebas para otros virus que son el citomegalovirus, el virus de epstaimar, los herpes virus, qué son los más importantes y si sale negativo se procede a verificar la contabilidad de células que pueda tener relación a las células madre y se hace un cultivo cromogénico que es la capacidad que tienen las células para autoreproducirse esto nos da la pauta de saber si va a ser exitoso o no el trasplante.

“Si todo esto se cumple se guarda esta unidad a menos 196 grados, en un tanque de nitrógeno líquido y ahí se lleva el archivo con el código de histocompatibilidad, y estas unidades se tienen clasificadas y están listas para cuando se soliciten”, refiere.

Imprimir