Abierto, expediente contra Trump en BC | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 11 de Abril, 2018

Abierto, expediente contra Trump en BC

El activista Jaime Martínez señaló que ni Trump ni la empresa que promovió el desarrollo habrían pagado los impuestos correspondientes a la suma que obtuvieron por enganche de condominios inexistentes

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El expediente contra Donald Trump por un posible fraude a inversionistas, generado tras un fallido complejo de condominios frente al mar en Playas de Rosarito, sigue abierto en la Procuraduría General de la República (PGR), afirmó el activista Jaime Martínez Veloz.

El también ex funcionario federal, acudió a una diligencia por parte de la PGR, donde solicitó ante las autoridades que incluso el mandatario norteamericano sea citado a comparecer por medio de Interpol.

Expuso que ni Trump ni la empresa que promovió el desarrollo, habrían pagado los impuestos correspondientes a la suma que obtuvieron por concepto de enganche de los inexistentes condominios.

Martínez Veloz fue citado por la delegación de la Procuraduría General de la República, por lo cual aprovechó para presentar cuatro documentos más, a fin de integrarlos al expediente.

Éstos son un oficio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde se señala que ni Trump, ni Irongat, hicieron algún trámite para crear un fideicomiso que le permitiera hacer esas transacciones.

Posteriormente, Martínez Veloz acusó que el Instituto Nacional de Migración (INAMI), mediante dos oficios, ha evadido señalar si Trump tenía o una visa de trabajo en México, necesaria para hacer negocios en territorio nacional, argumentando que es información confidencial.

El otrora legislador local y federal también presentó un documento de la empresa socia de Trump, Irongate, donde se asegura que en el primer día de ventas de los condominios, el 8 de diciembre de 2006, se registraron ingresos por un monto de 122 millones de dólares.

Pidió que la Interpol solicite a Donald Trump que declare sobre el asunto, “en torno a un negocio que vino a hacer a este país que tanto critica”, el cual se llevó a cabo sin tener siquiera constancia de uso de suelo, ni trámites para su construcción.

Indicó que la diligencia fue además para presentar más evidencias contra el mandatario norteamericano, donde se busca demostrar que hubo de su parte, defraudación fiscal y violaciones a las leyes migratorias de México.

El ahora coordinador de la campaña de Morena al Senado de la República en Baja California, recordó que la denuncia fue interpuesta en 2016, antes de que Donald Trump fuera presidente de Estados Unidos.

Sin embargo Martínez Veloz puntualizó que la amplió después de que Trump firmó la orden ejecutiva para la construcción del muro.

Sostuvo que hay elementos suficientes para demostrar los excesos del presidente norteamericano como hombre de negocios y el perjuicio que provocó en territorio mexicano.

De acuerdo con el activista, este expediente debería ser utilizado por el gobierno mexicano para confrontar a Trump, en estos momentos que el presidente de Estados Unidos muestra una actitud agresiva contra el país.

Los antecedentes

Fue en el año 2006 cuando el entonces empresario Donald Trump anunció la construcción de un complejo departamental a la orilla del mar en el municipio de Playas de Rosarito, en Baja California, muy cerca de Tijuana.

Sin embargo, a pesar de la publicidad, la construcción nunca se concretó y sólo quedó en maquetas e ilustraciones. A pesar de lo anterior, más de 68 compradores aseguraron haber pagado depósitos que en total, ascendieron a más de 32 millones de dólares.

Se les dijo a los compradores que no había quedado dinero para reembolsarles sus depósitos y que, al proyecto solamente le habían quedado 556 mil dólares. Como resultado, los inversionistas demandaron a Trump, a sus hijos y a quienes estaban involucrados en el desarrollo del proyecto, acusándolos de fraude, negligencia, enriquecimiento injusto y violación de leyes federales de divulgación.

Trump afirmó que él no era responsable del proyecto, y que él simplemente dio autorización para que PB Impulsores utilizara su nombre, una empresa fantasma de Irongate Capital Partners, constructora de la ciudad de Los Ángeles.

Lo anterior fue citado por el ahora presidente norteamericano, a pesar de que el proyecto había sido agresivamente comercializado en México y Estados Unidos como parte de una asociación entre Trump e Irongate, la cual se había asociado con anterioridad para construir otro resort en Hawaii.

En su momento, los folletos de ventas y propaganda dejaban muy en claro que Trump estaba personalmente involucrado en todo lo que contenía su nombre, basándose en eso los compradores confiaron a la hora de hacer su inversión.

Respecto a esto, Jaime Martínez Veloz expuso que siempre estuvo premeditado el fraude, pues cuando investigó el caso en las Secretarías de Desarrollo Urbano tanto del Estado, como de Tijuana y Playas de Rosarito, encontró que nunca se otorgó ningún permiso de construcción para Donald Trump ni nadie de su familia, así como tampoco a la empresa Irongate.

Imprimir